Copa Davis: Argentina está a un punto del pase a cuartos de final

Deportes

Una sólida actuación de José Acasuso y Guillermo Cañas le permitió a la Argentina tomar una ventaja casi definitoria de 2-0 sobre Austria, en esta ciudad, tras jugarse hoy la primera jornada de la serie que ambos paises animan por la ronda inicial del Grupo Mundial de la Copa Davis.

En el primer encuentro, José Acasuso, 40 del ranking mundial, se impuso por 7-6 (8-6), 6-1 y 6-4 sobre el local Stefan Koubek (71), y a continuación Guillermo Cañas (107) logró un notable triunfo por 7-6 (8-6), 6-2 y 6-4 sobre el austríaco Jürgen Melzer.
El éxito del misionero era previsible por el gran momento que atraviesa, mientras que Cañas, quien retornó al circuito el 12 de septiembre de 2006, tras estar suspendido un año y medio por violar a ley antidoping, sacó a relucir toda su grandeza en el primer gran partido que afrontaba desde su vuelta y confirmó que su tenis está en un constante ascenso.

Acasuso logró su triunfo en 1 hora y 56 minutos, un dato positivo ya que mañana el misionero jugará el encuentro de dobles en dupla con Sebastián Prieto, en un punto clave para definir la serie, ante los locales Melzer y Julian Knowle.

El 'Chucho', la principal carta del equipo argentino ante la ausencia de David Nalbandian, salió a estudiar a Koubek en los primeros games y se encontró con un tenista austríaco afiladísimo con su primer saque.

En el tercer juego, Acasuso dispuso de dos break points pero el austríaco los levantó y luego ganó el game con tres aces consecutivos.

Koubek, un zurdo talentoso pero inestable, aguantaba como podía los peloteos desde el fondo de la cancha que le proponía Acasuso, a quien le faltaba determinación para definir las situaciones que se le presentaban.

En el séptimo juego, Acasuso volvió a desperdiciar otro break y con un Koubek que volvió a levantar el nivel de su saque sobre el final del primer set, el parejo desarrollo desembocó en un ïtie breakï, que a la postre fue determinante para el resultado final del cotejo.

Koubek dispuso de dos sets points y ambos los perdió de manera fácil: en el primero dejó un revés sin complicaciones en la red y en el segundo cometió una doble falta -la primera del partido-.

En el punto siguiente, Acasuso 'enganchó' la devolución pero la pelota, en vez de terminar lejos de la cancha, tomó un efecto raro, picó sobre la línea y desorientó a Koubek, quien perdió el punto y quedó set point abajo.

Esa jugada desorientó al tenista local, según comentó después el 'Chucho', que se percató
de la situación.

Acasuso no lo perdonó con su saque, ganó el set y de esta manera se dio un baño de tranquilidad, que le permitió encarar el segundo set con un juego más aplomado.

Entre la solidez del argentino y la inestabilidad del local, el segundo parcial fue apenas -duró apenas 27 minutos- un trámite para el misionero, que quebró en el segundo y cuarto juego para finalmente imponerse por 6-1.

Alentado constantemente por el capitán Alberto Mancini, Acasuso no bajó el ritmo en el inicio del tercer set y rapidamente consiguió un quiebre tranquilizador, que le permitió jugar con paciencia, esperando el error de su rival, quien debía arriesgar para emparejar las cosas.

Koubek nunca logró descifrar el saque de Acasuso y el argentino, luego de desperdiciar un match point en el 5-3, lo cerró en el juego siguiente por 6-4 para darle el primer punto al equipo argentino.

Con el 1-0 a favor, Cañas salió a jugar su partido, seguramente con miles de sensaciones pasando por su cabeza y con un sólo encuentro de ATP -derrota hace dos semanas frente al francés Fabrice Santoro- sobre sus espaldas pero con la confianza y seguridad que lo llevaron a una éxitosa vuelta tras el doping, que incluyó cinco títulos en torneos challengers.

El primer set tuvo un ritmo muy cambiante, con Melzer quebrando para 2-0 y Cañas recuperando en el siguiente juego el quiebre y luego tomando una ventaja de 4-3 tras romper nuevamente el saque del austríaco.

Mientras que el europeo buscaba evitar los puntos largos con pelotas bien anguladas y constantes subidas a la red, Cañas pugnaba por estirar cada jugada y así forzar el error de su rival.

Un quiebre de Melzer en el décimo juego hizo que la paridad retornara y entonces el cotejo se definió en el tie break, que al igual que en el partido de Acasuso, marcó un antes y un después en el desarrollo del partido.

A partir de ese momento, la confianza de Cañas se acrecentó, los nervios se disiparon y las voleas de Melzer perdieron certeza para que el argentino se impusiera comodamente por 6-2 tras quebrar el servicio de su rival en el cuarto y octavo juego.

En el tercer parcial, Melzer sacó a relucir todo su orgullo, ajustó su primer saque y entonces el partido se hizo nuevamente emotivo, aunque Cañas continuó mostrando una enorme solvencia desde el fondo de la cancha y un saque preciso y potente que le permitía ganar sus games con comodidad.

Un oportuno quiebre en el décimo juego le permitió al bonaerense quedarse con el set y el partido y así Argentina, finalista en la edición del 2006, quedó a un sólo triunfo de ubicarse entre los ocho mejores de la actual temporada de la Copa Davis, la gran asignatura pendiente del tenis nacional.

Dejá tu comentario