En un ataque de ira, rompió el banco de suplentes a patadas

Deportes

Cluj de Rumania cayó 0-1 ante FC Basilea en su visita a Suiza por la Champions League y su técnico, Sorin Cartu, protagonizó una escena de furia que terminó con el banco de suplentes destrozado.

Ante la expulsión de Felice Piccolo, el entrenador visitante, enojado con el fallo, pateó el cristal que protege al banco de suplentes y lo rompió en mil pedazos hasta que un ayudante intentó calmarlo.

Su equipo quedó eliminado del grupo E.

Dejá tu comentario