Increíble definición en la Eurocopa

Deportes

Siempre hay lugar para la historia y para la sorpresa en el fútbol. Sobre todo cuando se es un niño y el jugar al fútbol implica eso: un divertimento sin demasiadas presiones. Al menos así parece vivirlo Ezequiel Calvente, el joven español que pateó un penal de una manera un tanto extraña.

España venía de superar a Croacia y Portugal y debía enfrentar a Italia por la fase de grupos. El partido iba 2-0 para la Roja y luego de que el árbitro cobrara penal, el futbolista de Barcelona pidió por favor, casi suplicando, que le dieran la ejecución de esa falta.

Es que Calvente ya tenía en mente lo que iba a hacer y quería quedar en la historia por hacer algo extraordinario dentro del fútbol. Así fue como agarró la pelota, tomó carrera y cuando todo indicaba que su pierna derecha impactaría el balón, su botín zurdo empujó la redonda para convertir uno de los goles más asombrosos de este último tiempo.

España goleó 3-0 y sigue en carrera en esta Eurocopa sub-19 pero la historia es otra. Los flashes se los llevó este juvenil jugador que se animó a seguir jugando al fútbol.

Dejá tu comentario