La Copa Argentina, el refugio de Olimpo para festejar

Deportes

Gracias a la jerarquía de sus delanteros para saber aprovechar las licencias de la defensa rival, Olimpo de Bahía Blanca superó por 3 a 2 a Gimnasia de Mendoza para avanzar a los cuartos de final de la Copa Argentina.

El conjunto bahiense se fue arriba al descanso por los goles de Diego Mondino, en contra, y Emiliano Tellechea, aunque sufrió el descuento de cabeza de Mateo Ramírez para los mendocinos.

Si bien en el inicio del segundo tiempo apareció otra vez Tellechea para darle tranquilidad al entrenador Mario Sciacqua, otro cabezazo de Pablo Cortizo le colocó un matiz de sufrimiento a la clasificación del aurinegro, que venía de dar el batacazo ante Racing en la anterior instancia.



Olimpo se medirá en los cuartos de final con Deportivo Morón -Primera B Nacional-, que a continuación derrotó por penales a Unión, de muy buen andar en la Superliga.

Las dos diferencias de categoría entre ambos equipos no se vieron hasta pasados los 20 minutos en el estadio de Arsenal de Sarandí.

Porque Gimnasia de Mendoza, que viene invicto en el torneo Federal A, presentaba un buen planteo táctico y lo ejecutaba a la perfección para no sufrir.

A Olimpo le costó marcar diferencias, aunque empezó a encontrar réditos cuando crecieron por las bandas tanto Lucas Mancinelli como Cristian Villanueva.

Y así llegó la apertura del marcador, casi de carambola, cuando Mancinelli anticipó y pasó al ataque, metió un centro rasante que Mondino intentó rechazar con la mala fortuna que se clavó en un ángulo de su propio arco.

Gimnasia sintió el golpe y Olimpo lo dominó en forma más marcada, por eso no extrañó que ampliara la ventaja, sobre los 38 minutos, tras un desborde de Fornari por izquierda, que Tellechea mandó al fondo de la red desde el área chica.

Pero toda la tranquilidad que había logrado el conjunto bahiense con esas intervenciones oportunas en el área rival, las sufrió en la propia: tiro libre al segundo palo, Gabbarini que no pudo despejar y Ramírez que empujó de cabeza.

El arranque del segundo tiempo volvía a llevar un poco de calma a los hinchas que llegaron desde Bahía Blanca hasta Sarandí, con otro tanto de Tellechea, que definió de emboquillada un centro pasado al segundo palo.

Sin embargo, otra jugada de pelota parada le iba a dar réditos a Gimnasia de Mendoza, cuando el cabezazo de Cortizo, ayudado por un mal pique en el área, venció a Gabbarini y puso el 2-3.

De ahí hasta el final, el conjunto cuyano buscó con un esquema más ofensivo ir por el empate que al menos le permitiera llegar a los penales para buscar la clasificación.

La más peligrosa para los mendocinos dirigidos por Marcelo Fuentes fue un hermoso zurdazo de Becerra de media distancia, que reventó el travesaño.

Olimpo, que todavía no logró ganar en la Superliga -cuatro derrotas y un empate-, sonríe en la Copa Argentina y ya está en cuartos de final, con un cuadro abierto.

Dejá tu comentario