Tinelli-Insúa: un partido amistoso hace 20 años disparó la pelea

Deportes

El origen del fuerte conflicto entre el DT de San Lorenzo y el empresario mediático se remonta a un partido informal jugado en el Nuevo Gasómetro.

Para encontrar el origen del sorpresivo conflicto entre Marcelo Tinelli, ex presidente de San Lorenzo, y el actual DT del equipo, Rubén Darío Insúa, hay que remontarse a un partido amistoso jugado en 2002, según trascendió.

En ese partido, en el que Insúa también era el entrenador, se iban a presentar a las nuevas figuras del plantel, e iba a jugar Tinelli, reconocido hincha del club. Sin embargo, el DT decidió ponerlo apenas 14 minutos, algo que el luego titular de la institución, no olvidaría jamás.

Todo se disparó el pasado domingo, cuando Insúa cruzó insultos con algunos plateístas, y se le escuchó decir "¿por qué no putean a Tinelli, que acá se afanó todo?". Seguidamente, Tinelli anunció que lo llevaría a la Justicia.

Esta semana, en una conferencia, el entrenador, lejos de retractarse, llamó “cobarde” al empresario, y lo acusó de “tomar represalias” contra sus dos hijos por un problema personal que lleva muchísimo tiempo.


El origen de la pelea Insúa-Tinelli

La bronca entre el Gallego y Tinelli habría nacido en un partido amistoso que se jugó en 2002 entre San Lorenzo y Deportivo Español en el Nuevo Gasómetro. La cita servía de excusa para presentar a los refuerzos para la nueva temporada y también como presentación para el propio Insúa, quien por entonces regresaba a Boedo como técnico luego de su exitoso paso por el club como jugador.

No obstante, la particularidad de aquel partido fue que uno de los jugadores que saltaron al terreno de juego fue nada menos que Tinelli. Muchos años antes de meterse en la política del club era uno de sus hinchas más reconocidos y en aquel amistoso cumplía "el sueño del pibe".

Al principio el club le entregó una plaqueta a Tinelli en forma de homenaje y lo nombró socio honorario. Luego, estuvo todo el primer tiempo sentado en el banco de suplentes junto a su hijo Francisco. Insúa decidió mandarlo a la cancha a los 22 minutos del complemento, en reemplazó de Mariano Herrón, pero 14 minutos más tarde lo sacó para que ingresara Astudillo. Esto disparó el odio eterno.

Consultado por el tema, Insúa no ahondó en detalles y apenas esgrimió: "No importa el origen del problema. Él se enojó conmigo por un episodio y me consta. Sé lo que piensa él de mí y él sabe lo que pienso yo de él. No le di demasiada importancia que él esté enojado conmigo. Sí, a partir de que se metió con gente que yo amo, voy a estar en la vereda de enfrente".

El problema se recrudeció en 2015. Según trascendió, el Gallego lo culpa por haber dejado libre a su hijo Robertino, quien en 2015 integró la Reserva que se consagró campeona en esa temporada.

"Con la persona que acabás de nombrar no quiero tener ningún tipo de buena relación, no tengo una buena opinión de él como individuo. Cuando las personas mayores tienen una pelea, la tienen que resolver entre ellos. Es de cobarde cuando dirimís un problema personal y buscás utilizar cierta represalia al hijo de una persona”, refirió Insúa.

“Como no tuvo coraje para resolverlo conmigo de manera personal, tomó represalias. Hace muchos años que no tengo relación con él, estoy dispuesto dirimir la cuestión de manera en que quiera: en la justicia o me puede decir la hora y el lugar”, concluyó, casi invitándolo a pelear.

Dejá tu comentario