1 de marzo 2013 - 14:48

"Me sentí raro cuando estuve preso"

Viatri negó haber robado la peluquería en Castelar en 2008.
Viatri negó haber robado la peluquería en Castelar en 2008.
El delantero de Boca Lucas Viatri afirmó que se sintió "raro" cuando estuvo preso, acusado del robo a una peluquería de la localidad bonaerense de Castelar, pero negó su vinculación con el hecho y sostuvo que no es un delincuente.

Viatri estuvo preso un mes durante 2008 tras, la denuncia que radicó el estilista Enrique Benítez, quien indicó en su momento: "Me puso una 45 en la cabeza".

"Me sentí raro cuando estuve preso un mes. Primero porque no soy delincuente; segundo porque soy una persona igual a las que están en la cárcel, y tercero porque yo sabía que la policía sabía que no había hecho nada"

Viatri rompió el silencio y habló por primera vez de la situación que le tocó vivir cuando no era conocido y estaba muy cerca de llegar a la primera de Boca.

"Cuando me vincularon con el robo a la peluquería los medios me culparon. Ya pasó, mi familia sufrió mucho pero lo pudimos superar. Soy un chico muy fuerte de la cabeza", remarcó en declaraciones a la revista "La Garganta Poderosa".

"El pibe que por ahí no cometió ningún delito y no tiene para pagarse un abogado, chau. Eso lo sufrimos siempre. Hoy en día, si yo me entero que un amigo está así se lo voy a pagar. Yo lo sufrí, a nadie le gusta estar encerrado. Estar en la calle es lo más lindo que hay", añadió.

Viatri cuestionó la forma en que la Policía arribó a su casa para llevarlo detenido al señalar que sólo bastaba "con tocar el timbre".

"Adentro ves cosas que la policía, por ser policía, no tendría que hacer. A veces te da bronca, a veces los necesitás, a veces los puteás. No hacía falta tirar la puerta para entrar a mi casa, con tocar el timbre se la abríamos. Pero esa forma de actuar lleva a la sociedad que nos toca vivir hoy, a la mierda que tenemos en el país", aseguró el delantero "xeneize".

Viatri criticó el comportamiento de la sociedad y consideró que "para la gente que nunca vivió como un pobre, ser pobre es un delito".

Por último, se refirió a los barrabravas y a la violencia que hay en el fútbol al señalar que "el problema no es de los barras, sino del que le da de comer" y agregar que "el tema es muy jodido y los que saben cómo solucionarlo son los dirigentes".

"Es muy difícil la situación. Si les decís que sí, es que estás a favor. Si les decís que no, es que estás en contra. Yo ando todo el día en la calle con mi familia, y la verdad es que no sé cómo pueden reaccionar. Si se le puede ayudar en algo, por ahí se le ayuda, tanto a ellos como a los hinchas de Boca, que no son barras", concluyó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar