Mónaco luchó, pero no pudo con Robredo en la final del ATP de Buenos Aires

Deportes

El español Tommy Robredo se adjudicó la Copa Telmex de tenis al vencer en la final al argentino Juan Mónaco por 7-5, 2-6 y 7-6 (7-2) tras dos horas y cuarenta y cinco minutos de partido.

Robredo, tercer preclasificado en Buenos Aires, ganó de esta manera su segundo título consecutivo ya que la semana pasada se había impuesto en el abierto de Costa do Sauipe, en Brasil.

En un día lluvioso y con la cancha muy pesada, los dos tenistas jugaron un primer set muy parejo, tomando la iniciativa en el momento del saque de cada uno, y esperando la oportunidad para quebrar el del rival.

Entre el denso estado de la cancha y el tipo de juego de los dos jugadores, especialistas en polvo de ladrillo, el encuentro se tornó monótono, con largos peloteos desde la base.

Dentro de esa tónica fue Robredo el que buscó un poco más y eso le permitió estar a un paso de quebrar en el noveno juego, algo que luego logró en el undécimo, en el que Mónaco cometió dos errores no forzados.

Un game más tarde, el español, que viene de llegar hace dos semanas a la semifinal del torneo de Viña del Mar y de ganar hace siete días el certamen de Costa do Sauipe, cerró el parcial con su saque por 7-5.

Apenas un game se pudo jugar del segundo set ya que luego de que Mónaco conservara su saque la lluvia se hizo presente en el Buenos Aires Lawn Tennis Club y el encuentro debió suspenderse.

Luego de una interrupción de una hora y cuarto, Mónaco volvió a la cancha con otra actitud, más sereno y concentrado para evitar cometer los errores que lo llevaron a perder el primer set.

Y así, con un juego prolijo desde la base, con una muy buena velocidad de pelota y sin apurarse, Mónaco fue usufructuando uno a uno los errores del español, lo que le permitió quebrarle para 3-1.

El argentino cedió su saque en el siguiente game pero su juego siguió desbordando la defensa de Robredo, quien perdió dos juegos consecutivos de servicio para concederle al argentino un 6-2 muy cómodo para delirio de las 3.000 personas que soportaron el frió y una jornada muy lluviosa.

Con un Robredo totalmente desdibujado, cometiendo muchos errores no forzados, Mónaco se afianzó aún más con sus golpes, intensificó la estrategia de moverlo al español de un lado al otro y así pudo sacar una rápida ventaja de 3-0.

Pero Robredo es uno de esos tenistas que no se entregan nunca y encima el tandilense dejó pasar una gran oportunidad al cometer cuatro errores consecutivos cuando sacaba 3-1, 40-15, lo que le permitió al europeo achicar la diferencia.

En ese momento los nervios le jugaron una mala pasada a los dos tenistas: primero fue Robredo el que no pudo mantener su saque y luego el argentino, con una ventaja de 4-2, el que cedió su servicio sin ganar un solo punto.

En el siguiente juego otra vez Mónaco dejó pasar una posibilidad muy importante cuando no pudo concretar dos puntos de break con el saque de Robredo, quien salvó la situación arriesgando con su golpe de derecha.

Con los dos tenistas cansados pero dejando todo en la cancha, fue Mónaco el que zafó de una situación complicadísima cuando sacó 5-5 y 0-40, y Robredo increíblemente se apuró, lo que hubiese sido casi un match point para el español.

El partido desembocó en el tie break, que al igual que todo el desarrollo estuvo cargado de mucha emoción: el español se adelantó rapidamente 6-2 pero el argentino levantó tres match points antes de perder por 7-5.

Robredo ganó en la Argentina su noveno título como profesional tras los conseguidos en Sopot, en el 2001, Barcelona 2004, Hamburgo y Bastad 2006, Sopot y Metz 2007, Bastad 2008 y Costa Do Sauipe 2009.

Dejá tu comentario