1 de septiembre 2009 - 11:59

Pelé, de grandeza y frustraciones

Un joven Pelé de 20 años, cuando ya deslumbraba al fútbol mundial.
Un joven Pelé de 20 años, cuando ya deslumbraba al fútbol mundial.
La historia de Pele contra Argentina es muy importante, cruzada por varios hitos y algunas curiosidades. Con algunos goles importantes, infracciones descalificadoras y grandes actuaciones en encuentros definitorias, el mejor jugador de la historia de Brasil ha dejado su huella impresa en el extenso libro del clásico Sudamericano.

El debut de Pelé en la selección de Brasil data del 7 de julio de 1957, justamente ante Argentina en el Maracaná por la Copa Julio Roca. Ese día, el astro brasileño con tan solo 17 años, marcaría su primer gol con la camiseta "verdeamarelha", aunque no sería suficiente para evitar la victoria Argentina por 2 a 1. Sin embargo, la revancha no tardaría en llegar y tan solo tres días después del primer cotejo, Pelé brillaría en la victoria 2 a 0 sobre el seleccionado albiceleste, que en ese momento dirigía Guillermo Stábile, anotando un gol, levantando el trofeo y ganándose el reconocimiento de todo su país por primera vez.

El hecho tal vez más curioso de los enfrentamientos de Pelé ante Argentina llegaría tan solo dos año más tarde, a los 18 años, cuando el jugador debió asistir al servicio militar y defender la camiseta del Ejército de Brasil en el Campeonato Militar Sudamericano de 1959. Por esas cuestiones de la vida, la final sería justamente ante la Argentina, y si bien el certamen quedó justamente en mano de los "verdeamarelho", Pelé sufrió la primera expulsión de su carrera desde que debutó como jugador profesional.

Ese mismo año, Pelé viajaría a Argentina para disputar la Copa América. Ambas selecciones llegaban igualadas a este encuentro, aunque los locales tenían mejor diferencia de gol. El cotejo, disputado en el Monumental ante 85 mil personas, finalizó 1 a 1 con un gol de Pezutti para los argentinos y otro de Pelé para los visitantes. De esta manera, Argentina alzaba el trofeo y frustraba las ilusiones de "O Rey", quien nunca pudo obtener ese trofeo.

Finalmente, vale recordar uno de los grandes hitos del Seleccionado Argentino, cuando venció a Brasil 3 a 0 como visitante en el Pacaembú de San Pablo el 3 de junio de 1964. Ese día es recordado, no solamente por la histórica goleada en tierras brasileñas, sino por el descalificador codazo de Pelé a José Mesiano, quien se retiró del campo de juego con su tabique nasal roto. En su reemplazo entró un joven Roberto Telch, quien borro al astro brasileño de la cancha y se llevó todos los flashes anotando dos goles. El otro lo marcaría Ermindo Onega, mientras que Amadeo Carrizo le taparía un penal a Gerson para redondear una noche perfecta.

Dejá tu comentario

Te puede interesar