Sudamericana: Vélez recibe a Lanús con desventaja

Deportes

Lanús vivió una noche inolvidable en la cancha de Vélez, donde derrotó por 1 a 0 al dueño de casa, para sellar su clasificación a los octavos de final de la Copa Sudamericana 2006 de fútbol, y quebró una racha de 47 años sin ganar frente al equipo de Liniers como visitante.

Rodrigo Archubi, a los 16 minutos del segundo tiempo, marcó el gol de Lanús, que superó a Vélez por 3-0 en el resultado global de la serie, tras imponerse por 2-0 como local en el encuentro de ida, y en la próxima fase se medirá con Corinthians de Brasil.
El primer encuentro frente al ex equipo de Carlos Tevez se disputará en San Pablo el miércoles de la semana que viene y la revancha será en el estadio de Guidi y Arias.

El partido de vuelta marcará el regreso después de nueve años del técnico brasileño Emerson Leao a la cancha "granate", donde en la final de la Copa Conmebol 1997 un asistente de Lanús le rompió la mandíbula al golpearlo con una lata de gaseosa en medio de una gresca generalizada entre jugadores.

De todos modos, antes de pensar en el Corinthians de Leao el conjunto que orienta Ramón Cabrero festejará hasta el cansancio la histórica victoria conseguida este miércoles en el estadio José Amalfitani de Liniers. 

El gol de Archubi, con la complicidad del arquero local Gastón Sessa, sirvió para que Lanús volviera a ganarle a Vélez después de 47 años. La última vez había sido el 8 de noviembre de 1959, con un triunfo por 3-2.

El elenco del sur de Gran Buenos Aires se impuso en forma merecida, con destacadas actuaciones del defensor Mauricio Romero, el mediocampista Archubi y del delantero Claudio Graf, que aguató la pelota arriba cuando el equipo más lo necesitaba, más allá de que se perdió un gol increíble.

El conjunto local generó la jugada más clara a los 16 segundos de juego, cuando Damián Escudero, proyectado al ataque, realizó una maniobra personal estupenda, dejó varios rivales en el camino y tras quedar mano a mano con el arquero Carlos Bossio pateó por encima del travesaño.

Lanús le propuso a Vélez el complejo desafío de tener que superar dos líneas de cuatro para llegar con peligro hasta el arco de Bossio y al dueño de casa le faltaron variantes en ataque y capacidad para desequilibrar al rival.

El equipo "granate" mostró solidez en defensa, tanto por arriba como por abajo, apretó en la mitad de la cancha y supo lastimar a Vélez jugando de contraataque.

En el segundo tiempo Lanús contó con tres claras ocasiones de gol en el comienzo y a los 16 se puso en ventaja, tras aprovechar un grosero error de Sessa.

A los 8 se lo había perdido en forma inexplicable Graf, que quedó solo delante del arco tras una desatención defensiva de Vélez y remató cruzado afuera.

Más tarde, a los 14, Graf volvió a probar al arco desde el borde del área por la derecha y su disparo se fue rozando un palo del arco defendido por Sessa.

Y dos minutos más tarde Fabián Cubero le cedió el balón a Sessa, ante la presión de Archubi, y el "Gato" pateó mal en su afán por rechazar; la pelota le cayó al nuevo goleador de Lanús, que con un toque corto al primer palo marcó el gol del histórico triunfo del conjunto visitante.

Vélez sintió el golpe y prácticamente no volvió a inquietar a Bossio. El equipo que orienta Miguel Russo debía marcar cuatro goles para seguir en competencia y era evidente que no se sentía en condiciones de hacerlo.

Sobre el final del encuentro el conjunto de Liniers caminó por la cuerda floja en defensa y Lanús arañó una segunda conquista, aunque en definitiva el 1-0 le alcanzó y le sobró para asegurarse un lugar en los octavos de final.

Dejá tu comentario