Con un golazo de chilena, Independiente le ganó a Central y clasificó a la Sudamericana

Deportes

Derrotó 2-1 a Rosario Central en un entretenido partido que jugaron en la continuidad de la vigésima quinta y última fecha de al Superliga. Los tantos los anotaron Pablo Pérez y Martín Benítez, este último con una notable definición.

Independiente se aseguró la clasificación a la Copa Sudamericana del año próximo al vencer a Rosario Central por 2 a 1 de visitante, en la 25ta. y última fecha de la Superliga Argentina de Fútbol.

El equipo que conduce Ariel Holan revirtió el marcador después de comenzar en desventaja por un penal anotado por Néstor Ortigoza (31m.) y se impuso con tantos del ex Newell's Pablo Pérez (39m.) y Martín Benítez (41m.), de chilena.

De esa forma, hilvanó su tercera victoria consecutiva -sumada la goleada ante Binacional de Perú -por la Sudamericana 2019- y se adueñó del séptimo puesto del torneo con 38 puntos, producto de diez triunfos, ocho empates y siete derrotas.

Independiente jugó mejor en el comienzo y en el final del primer tiempo, cuando hizo circular bien le pelota con sus volantes y delanteros.

La visita avisó a los 11 con un centro atrás de Martín Benítez desde la derecha, que Pablo Pérez estrelló de derecha en el travesaño y que Cecilio Domínguez tomó de rebote, pero esta vez salvó Jeremías Ledesma.

Rosario Central emparejó el juego cuando pudo recuperar la pelota y complicó con la gambeta en velocidad del pibe Maxi Lovera, aunque también se expuso a los contraataques.

Rosario Central sufrió en el comienzo y el final de la etapa, pero se rehízo en el medio, cuando pudo tener la pelota en el medio y atacó por los costados, como a los 30 cuando Nahuel Molina mandó un centro desde la derecha y Fernando Zampedri cayó en el área ante el cierre de Fabricio Bustos, quien no lo tocó, pero que el árbitro Echenique interpretó como penal, que Néstor Ortigoza cambió por gol con un derechazo al ángulo superior derecho.

Así, a Rosario Central volvió a disponer de un penal después de casi dos años, desde el 24 de junio de 2017, cuando Germán Herrera le convirtió a San Martín de San Juan, lapso en el que pasaron 51 partidos y 651 días.

El equipo que conduce Diego Cocca logró presionar en la salida visitante y contener en el medio, pero Independiente lo dio vuelta con una ráfaga de dos goles en apenas seis minutos, en el final del primer tiempo.

A los 39 Benítez le metió un gran pase cruzado de derecha a izquierda para la solitaria entrada de Pablo Pérez, quien eludió al arquero y definió con el arco vacío.

Y a los 45 Zampedri perdió la pelota en ataque y el visitante lo liquidó en la réplica con un centro de Bustos desde la derecha, que Matías Caruzzo cortó a medias y la pelota le quedó a Benítez, de espalda, quien la metió con una gran chilena, a la derecha de Ledesma.

Embed

El complemento fue prescindible porque Independiente se dedicó a tocar y a contratacar, pero recién pateó al arco a los 46 cuando el ingresado Fernando Gaibor le pegó desde la derecha y Ledesma salvó al córner.

Y el dueño de casa, que debía sumar para mejorar su promedio, fue un manojo de nervios y jugó tan mal en ofensiva que apenas llegó con un cabezazo de Caruzzo a las manos de Martín Campaña, a los 44.

Así, Independiente ganó con justicia y casi sin despeinarse para clasificarse a la Sudamericana ante un Rosario Central que pagó muy caro sus yerros defensivos y profundizó su crisis futbolística por su flaco promedio para la próxima temporada.

Dejá tu comentario