Alarma mundial por las bajas: se habla hasta de quiebra de GM

Economía

Los mercados internacionales se vieron sacudidos una vez más por la crisis en EE.UU. De los bancos se extendió a las automotrices. Ahora está en duda la salud financiera de General Motors, y la acción se desplomó 15%. Cerró a los valores mínimos desde Eisenhower. Un informe de Merrill Lynch fue más allá y advirtió sobre sus posibilidades de quiebra. Los precios de las materias primas siguen su camino alcista, y el petróleo volvió a subir casi 2%. Lo mismo aconteció para los granos, algo que la Argentina ya no puede aprovechar a pleno. Los bancos norteamericanos, bajo la lupa. Nadie avizora un rápido final a la crisis. La mora en los créditos hipotecarios otorgados a norteamericanos continúa subiendo. Hay en marcha nuevos planes del gobierno de Bush de poner más controles sobre los mercados. Ya es muy tarde. La Argentina cae, pero más por factores autóctonos, como el conflicto con el campo.

General Motors sufrió un fuerte derrumbe de su cotización en la Bolsa neoyorquina, que generó aún mayores temores entre los inversores. Sucedió luego que el banco de inversión Merrill Lynch le bajó la nota por la reducción de la liquidez de la empresa, que es la compañía automotriz número uno de los Estados Unidos.

La acción GM, ya en sus niveles más bajos en 50 años en las últimas sesiones, cayó 15,06%, a u$s 9,98 dólares. Las necesidades de nuevos fondos no bajaría de u$s 10.000 millones y no faltan quienes especulan que, en realidad, precisaría hasta u$s 15.000 millones.

Merrill Lynch redujo su recomendación sobre GM a «bajo evaluación», estimando que «el contexto operacional y los interrogantes sobre liquidez más allá de 2008 podrían pesar sobre el valor bursátil (de GM) a corto plazo».

  • Crédito

    GM trató de tranquilizar sobre su nivel de liquidez, pero ello no se refleja en su valor bursátil. A fines de marzo, el grupo declaró disponer de liquidez por u$s 23.900 millones y de una línea de crédito no utilizada de u$s 7.000 millones.

    «El grupo dispone de liquidez suficiente y de flexibilidad financiera para responder a sus necesidadesen 2008, pese a volúmenes de venta en baja en Estados Unidos», declaró Renée Rashid-Merem, una portavoz de GM.

    En las últimas semanas, GM tomó varias iniciativas para responder a la caída de ventas de sus modelos grandes, su fuerte en el mercado, que pierden terreno aceleradamente a causa de su alto consumo de combustible.

    GM cerró temporariamente cuatro plantas de 4x4 y postergó la fecha de entrada en producción de un nuevo modelo de pick-up de gran porte. El constructor modificó en consecuencia su producción en varios centros para reemplazar a los modelos grandes por berlinas, compactose híbridos. Los cambios de producción de GM son considerados costosos por el mercado. La semana pasada, la agencia de calificación financiera Fitch redujo nuevamente la nota del grupo, estimando que podría gastar más de u$s 10.000 millones de sus fondos en 2008, con una situación deficitaria en vista hasta 2009.

    «GM hace lo que puede para enfrentar esas dificultades. Pero mientras sus ventas no se recuperen y mientras el contrato con el sindicato del sector UAW no esté plenamente en vigencia, es decir en 2010, la evaporación de efectivo se va a acelerar y el nivel de liquidez se degradará en 2009», agrega Merrill Lynch.
  • Dejá tu comentario