Revés para exportaciones: EEUU ratificó los aranceles para el biodiésel argentino

Economía

En septiembre de 2019, la Corte de Comercio Internacional de EEUU había ordenado al Departamento de Comercio de ese país revisar los aranceles. Pero ahora se decidió mantenerlos en el nivel original. Exportadores argentinos negaron dumping.

Con el objetivo de de proteger a los productores estadounidenses, el Departamento de Comercio de EEUU decidió mantener los elevados aranceles para impedir el ingreso del biodiesel argentino, lo que representa un duro revés para los productores y exportadores de nuestro país.

La controversia comercial viene avanzando desde agosto de 2017, cuando el gobierno de los Estados Unidos decidió aplicar aranceles del 57% promedio al biodiésel argentino, medida que paralizó los embarques hacia ese destino.

A comienzos de 2018, la administración del presidente Donald Trump ordenó aplicar derechos antidumping y compensatorios que, entre ambos, hicieron escalar los aranceles para el biodiesel exportado por nuestro país más allá de 130%, lo que significó la marginación de la producción local de aquel mercado.

La medida había sido definida en base a aceite de soja que se ubicaron entre 71,45% y un 72,28%, a raíz de lo que se consideró era el otorgamiento de "subsidios injustos" a los productores argentinos.

Tras la modificación del régimen en la Argentina y la eliminación de los incentivos para el exportador, productores locales hicieron una presentación para solicitar que se revisara la decisión y en septiembre de 2019 la Corte de Comercio Internacional de EEUU ordenó al Departamento de Comercio de ese país revisar ciertos aspectos centrales argumentados para imponer los aranceles, lo que abría una nueva posibilidad.

Pero ahora esa resolución fue revertida y se decidió mantener ambos aranceles en el nivel original, ya que el Departamento de Comercio determinó que el “cambio de circunstancias” no es lo suficientemente relevante como para modificar el régimen arancelario.

La National Biodiesel Board, el Consejo Nacional del Biodiesel estadounidense, que reúne a todas las empresas vinculadas al sector, declaró su apoyo a la decisión del gobierno de Trump. “Apreciamos que el Secretario Wilbur Ross y la administración Trump apoyen a los productores de biodiesel de Estados Unidos en un momento crítico. El Departamento de Comercio se tomó el tiempo necesario para evaluar completamente el estado del régimen de impuestos a la exportación de Argentina y tomar la decisión correcta”, señaló.

La Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) rechazó la decisión de Estados Unidos y remarcaron que no existieron ni existen condiciones de dumping ni de subsidios en las exportaciones de biodiésel de soja.

Según los exportadores argentinos, ambos derechos compensatorio y de antidumping seguirán siendo evaluados en los procesos judiciales y administrativos correspondientes en Estados Unidos. “Reafirmamos nuestro compromiso por alcanzar entendimientos beneficiosos para todas las partes”, dijo Luis Zubizarreta, presidente de CARBIO.

La entidad destacó el apoyo y el trabajo de la Cancillería y Embajada argentina en Estados Unidos y recordó que en un caso semejante con la Unión Europea, hace pocos años, finalizó con un reconocimiento legal de que no existen subsidios a las exportaciones de biodiesel de la Argentina. Los exportadores mantienen ilusiones en una causa abierta hace 2 años y que todavía se tramita en la justicia comercial de Nueva York. Fuentes del sector estiman que si en noviembre se produce un recambio presidencial en EEUU podría haber novedades favorables para los productos nacionales.

La decisión del Departamento de Comercio de EEUU deja por ahora fuera de competencia a las empresas sojeras argentinas, un mercado que hasta 2016 representaba exportaciones anuales por u$s1.300 millones, y vuelve a posicionar a la Unión Europea como el principal mercado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario