Bonistas no vienen. Sólo dos sobre 22

Economía

Apenas 2 de las 22 agrupaciones internacionales de acreedores aceptaron la invitación del Ministerio de Economía para venir a Buenos Aires a negociar la deuda. La falta de avances concretos por parte del gobierno y el clima hostil, tanto oficial como del público, hicieron que muchas instituciones desertaran de su idea de mantener un «mano a mano» con el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen.

Los únicos dos que aceptaron el convite mantendrán reuniones el jueves y el viernes: en el primer caso, se trata de Stefan Engelsberger, del grupo alemán IG Argentinien. Y a fines de esta semana, será el turno del Comité Global, encabezado por el italiano Nicola Stock y el estadounidense Hans Humes.

• «Sellos de goma»

La realidad es que muchos de los grupos invitados del exterior están más cerca de ser «sellos de goma», o directamente no tienen bonos en default ni representan a inversores con títulos argentinos.

Por ejemplo, muchos grupos italianos invitados representan a una cantidad ínfima de tenedores de títulos. Varios bancos alemanes (en total tres) y japoneses (otros cinco) que fueron invitados no tienen mandato de sus clientes para negociar la deuda.

Este panorama terminó dándole la razón al Comité Global, también conocido como GCAB (Global Committee of Argentine Bondholders) que se arrogaba la verdadera representación de los acreedores internacionales. Asegura poseer títulos por u$s 37.000 millones,
es decir cerca de dos tercios del total que está en manos de bonistas del exterior. Por lo tanto, se transforman en el único interlocutor válido para representar cuál es la posición de los extranjeros de cara a la renegociación.

El caso de Engelsberger presenta características casi «románticas».
Tiene una muy escasa representación de bonistas (él mismo posee deuda por un valor inferior a los 50.000 dólares) y busca más bien un reconocimiento del gobierno ante las pérdidas que sufrieron los bonistas individuales en el exterior.

Dejá tu comentario