Las ventas minoristas recortaron su caída durante noviembre

Economía

El levantamiento de la cuarentena y la estabilidad del blue incidieron en la recuperación, en comparación con lo ocurrido en octubre. Esperan una leve mejora para diciembre.

El consumo volvió a evidenciar un nuevo síntoma de recuperación durante noviembre. Según la CAME, las ventas minoristas cayeron el 6,7% interanual el mes pasado, desacelerando el descenso que habían tenido en octubre (fue de 14,9%). El levantamiento de la cuarentena en ciudades de alto consumo y la estabilidad del dólar blue, sostuvieron desde la entidad, contribuyeron en esta tendencia. De todas formas, en el acumulado anual se percibe una merma en la actividad del 24,3% en relación con el mismo período del año pasado.

De cara a los próximos meses, podría mantenerse la tendencia de recuperación. Es que, a las variables macroeconómicas y sanitarias que reseñó CAME, se le sumaría la llegada de las fiestas y el cobro del aguinaldo. “Pareciera que debería haber una leve mejora, porque estamos viendo una desaceleración en las caídas. Así que, si no hay problemas con el abastecimiento, debería haber una mejora. Aunque aún no tenemos una proyección oficial”, señalaron a Ámbito fuentes de la entidad. “En un mercado con algo menos de incertidumbre que los meses anteriores, el 45% de los comercios cree que en los próximos tres meses las ventas aumentarán en la comparación anual. Así, diciembre arranca con mejores expectativas y, sobre todo, el entusiasmo de fin de año”, sostuvo la confederación que nuclea a las pequeñas y medianas empresas.

En relación a las ventas minoristas durante noviembre, todos los rubros relevados presentaron caídas interanuales, con “diferencias muy acentuadas”. “Mientras Alimentos y bebidas solo se achicó un 1,2%, Relojería, joyerías y bijouterie se redujo 17,6% anual. La tasa de caída no es mayor, porque se está comparando contra un mes de fuerte desplome anual, como fue noviembre del año pasado (-9%)”, sostuvo la CAME.

La entidad remarcó también que la mayor dificultad del mes pasado “la tuvieron aquellos sectores con faltantes de mercadería, pero sobre fin de mes habría comenzado a normalizarse el abastecimiento”. “El 57% de los comercios relevados manifestó haber tenido problemas para el suministro de mercadería, lo que demoró ventas. La principal causa mencionada es que los proveedores no tienen productos. Pero los negocios encuestados también indicaron que en muchos casos los distribuidores sí tienen la mercadería, pero como no tienen precio, prefieren no vender”, agregó.

El segundo rubro de mayor declive en el mes fue Calzados y Marroquinería (-15,3%), cumpliendo tres años consecutivos de caídas anuales. “Hubo algunos faltantes, especialmente en calzados de cuero, pero los comercios creen que en 2021 la demanda debería mejorar”, señaló CAME, quien detalló que en Indumentaria el descenso fue del 11,3%: “La baja de estas no fue mayor por las ofertas y liquidaciones que lanzaron muchos comercios. Este sector está muy ligado al ingreso familiar, que en la medida que no mejore significativamente, es difícil pensar en su reactivación. Además, por el incremento en las telas, muchos productos llegaron con aumentos. En el retroceso incide también la falta de fiestas, cumpleaños y salidas en general. Para fin de año, las expectativas son moderadas, dado que la menor cantidad de reuniones como consecuencia del covid-19, derivará en menos regalos, siendo este rubro uno de los más afectados”.

De los datos difundidos por la CAME se desprende que las ventas minoristas se mantuvieron en terreno negativo durante todo el año en la comparación interanual. El “mejor” dato se dio en febrero, previo a la llegada de la pandemia, cuando la merma fue de -1,1%. De hecho, en promedio, los últimos cuatro años registran datos negativos: 2019 cerró con un declive del 12,6%.

Dejá tu comentario