Chipre consiguió acuerdo para su plan de rescate

Economía

Los ministros de Finanzas de la eurozona dieron este domingo la aprobación final al acuerdo alcanzado por Chipre con las autoridades de la Unión Europea (UE) y los acreedores internacionales sobre un nuevo paquete de rescate por 10.000 millones de euros, según informaron diplomáticos del bloque.

Previamente, después de más de diez horas de negociaciones, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el de la Comisión Europea José Manuel Durao Barroso habían acordado las bases del nuevo plan junto al mandatario chipriota, Nikos Anastasiades.

El nuevo plan descarta la aplicación de una tasa a todos los depósitos bancarios. Los depósitos de menos de 100.000 euros (unos 130.000 dólares) no se verán afectados.

El segundo banco del país, el Laiki, será dividido en dos entidades, una de ellas un "banco malo", tal como fue aprobado por el Parlamento en Nicosia. Los clientes con menos de 100.000 euros en esta institución sufrirían pérdidas, al igual que algunos accionistas.

Chipre podrá recibir los primeros pagos de la ayuda en menos de dos meses, según reveló el director del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling. "Estaríamos en condiciones de hacer el primer desembolso a principios de mayo", aseguró.

Antes, los expertos de los acreedores internacionales deberán trabajar en los detalles. El acuerdo estará listo para mediados de abril, indicó el jefe del eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Los acuerdos alcanzados en relación con la restructuración de los dos principales bancos de Chipre pueden aplicarse "sin mayor demora" gracias a una nueva resolución adoptada recientemente por el Parlamento en Nicosia, añadió el ministro holandés.

Por su parte, Anastasiades dijo estar "contento" con el nuevo plan acordado en Bruselas. "Estoy contento porque tendremos un programa que contempla los intereses del pueblo chipriota y de la Unión Eurpea en su conjunto", indicó.

Las discusiones entre el mandatario chipriota y los representantes de la troika, formada por la UE, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), tenían como objetivo alcanzar un acuerdo sobre la contribución de Nicosia al programa de rescate para ayudar al sector bancario y a la economía del país en crisis.

A cambio de la ayuda de 10.000 millones de euros, la troika exigía que Chipre aportara otros 5.800 millones de euros al rescate.

Dejá tu comentario