Comenzó negociación con el Fondo por u$s 5.200 millones

Economía

El gobierno argentino comenzó a negociar formalmente con el Fondo Monetario. Tras el cierre del canje de la deuda, las conversaciones giran ahora para refinanciar u$s 5.200 millones de vencimientos. Fueron muy violentas las declaraciones de Néstor Kirchner contra Rodrigo de Rato, Nº 1 del organismo. Es ya una postura clásica ante el inicio de cada negociación que luego en contactos personales el ministro Lavagna suaviza. Habrá tensión en la discusión, pero más allá de las idas y vueltas que se produzcan, la Argentina va a tener un nuevo programa con el FMI. A ninguna de las partes le conviene romper el diálogo. Anoche cenaban en Washington Lavagna y Rato. Hoy el ministro almorzará con los técnicos del organismo y por la tarde se encontrará con el secretario del Tesoro norteamericano, John Snow. La posición argentina con respecto a la reapertura de la oferta es inflexible: no se hará (por lo menos este año). Sostienen que una medida de esa naturaleza restaría credibilidad y paralelamente no quieren que un mal resultado entre 23,93% que rechazó, empañe el éxito ya obtenido.

Roberto Lavagna comenzó ayer a delinear con el titular del FMI, Rodrigo de Rato, el futuro de la relación entre la Argentina y el organismo internacional. La intención del equipo económico, pese a que en círculos políticos se insiste con la idea del «desendeudamiento», es refinanciar totalmente los vencimientos de capital de los próximos años.

La deuda total con el FMI asciende a u$s 14.500, que vencen entre 2005 y 2008. De esa suma, hay casi u$s 13.700 millones de capital, que es lo que busca refinanciarse, mientras que los u$s 800 millones de intereses se pagarían sin renovación. Sólo este año vencen u$s 5.500 millones, aunque únicamente podrían refinanciarse u$s 5.200 millones, ya que lo restante son intereses.

«El plan que dimos a conocer cuando reestructuramos la deuda incluyó la refinanciación de capital con el FMI para los próximos diez años. Y es lo que vamos a sostener ahora»,
aseguró ayer desde Washington una alta fuente del equipo económico a Ambito Financiero.

De todas formas, todo está aún por ser resuelto. Lavagna y su equipo esperan tener más precisiones respecto de cómo seguirán las negociaciones con el FMI luego de estos tres días de presencia en Washington.

Estas incógnitas incluyen si se trabajará en un acuerdo nuevo o si se retomará el que quedó suspendido en agosto, lo cual implicaría efectuar las misiones técnicas que quedaron pendientes desde entonces para comprobar el cumplimiento de metas, lo cual parece complicado.
Eso sí, en ninguno de los escenarios se espera que el Fondo devuelva el dinero correspondiente a vencimientos pagados por la Argentina en los últimos meses, por casi u$s 2.000 millones.

• Reformas

La estrategia de Lavagna es un acuerdo de corto plazo (stand-by) que incluya sólo compromisos cualitativos, es decir, un nivel determinado de superávit fiscal y seguimiento monetario. El organismo, en cambio, insistiría con reformas estructurales ya conocidas, como la renegociación de contratos con las privatizadas y el futuro de los impuestos distorsivos.

La cena de ayer entre Lavagna y Rato fue el puntapié inicial para que continúen hoy reuniones entre el equipo argentino y el staff técnico del FMI.
Se encontrarán el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen; su segundo, Sebastián Palla; y el secretario de Coordinación, Leonardo Madcur, con el director del departamento Occidental, Anoop Singh, y el encargado del caso argentino, John Dodsworth, encabezando a los técnicos del organismo. Es muy probable que tras esta serie de encuentros quede definida una fecha para que el Fondo envíe una misión a la Argentina antes de cualquier nuevo acuerdo.

Los integrantes del equipo económico arribaron ayer temprano a la capital estadounidense junto con el embajador argentino en Washington,
José Octavio Bordón, quien, como mendocino, se hizo un lugar en la agenda para participar de la Fiesta de la Vendimia. Bordón se encontraba gestionando ayer un encuentro para hoy de Lavagna con el titular del Tesoro estadounidense, John Snow, y su segundo, John Taylor. Todavía no estaba confirmado, pero se esperaba que finalmente se produjera la reunión.

Se espera por parte de los Estados Unidos un pronunciamiento favorable, ya que, desde que se anunció la salida del canje, hubo «silencio de radio».
De hecho, el Tesoro estadounidense fue uno de los que más apoyó a la Argentina en las negociaciones con el FMI y en el proceso del canje, cuando otros países (como Italia y Japón) presionaban para que el gobierno mejore la oferta.

El primer acercamiento con los equipos económicos de los países desarrollados tras el default se tendrá sobre fines de esta semana, cuando Nielsen viaje a China para participar de la primera reunión del año del G-20.
Allí, aprovecharán para presentar los datos de la reestructuración y, también, para repasar «las lecciones y aprendizajes que dejó la operación y que podrían aplicarse a futuro», según reconocieron fuentes del equipo económico.

La apuesta, obviamente, es evitar que las posiciones duras de algunos países impidan un nuevo arreglo con el FMI, a pesar de haberse conseguido más de 75% de aceptación en el canje de la deuda, muy cerca del «umbral mínimo» de adhesión que exigió el organismo.

Dejá tu comentario