Clásico: comercios de la costa no aceptan pago con tarjeta

Economía

Algunos ofrecen descuentos al pagar con cash, mientras que otros ponen un mínimo para abonar con débito. Sin embargo crece el uso de Mercado Pago en vendedores ambulantes en la playa

El clásico se repite año tras año. Pagar con tarjeta en la Costa Atlántica es una verdadera odisea, en Pinamar los comerciantes denuncian un mal servicio de internet, en el resto de los balnearios aseguran que la gente prefiere pagar en efectivo y es por eso que la mayoría de las promociones son sólo abonando en efectivo.

“El mínimo para pagar con débito es de $400”, explica una de las mozas de uno de los balnearios del norte de Pinamar. Claro que no hay ningún cartel que lo anuncie, solo lo informan a la hora de abonar.

Uno de los paradores más top del balneario, en donde los clientes suelen ingresar con sus cuatriciclos, no aceptan tarjetas. Para pertenecer al lugar más exclusivo de Pinamar es necesario contar con dinero cash.

“Suele ocurrir que el posnet no funciona bien porque el servidor de internet pierde señal continuamente. Lo que se mueve muy bien en nuestro negocio es el servicio de Mercado Pago”, explicó una de las empleadas de la panadería con las medialunas más famosas de Pinamar.

La escena se repite en el resto de los balnearios de la costa bonaerense. En San Bernardo las ofertas suelen ser solo en efectivo. Las casas que venden artículos para playa tienen un precio diferencial para quien abona con débito o en efectivo. Lo mismo suele suceder en los locales de alimentos como panaderías, carnicerías o las clásicas verdulerías que no manejan débito.

Lo curioso es que el fenómeno también sucede en los restoranes, muchos no aceptan tarjetas y otros cobran recargos de entre un 10% y un 15% para quienes quieran pagar a través del plástico.

A pesar de que la costa argentina atraviesa una de las mejores temporadas de los últimos cinco años, hay costumbres que parecen no cambiar.

En el centro de Valeria del Mar también se ve la diferenciación de precios entre la tarjeta y el efectivo. Y, como si fuera poco, abundan los locales que sólo aceptan efectivo. “Encontramos muchos locales que aclaran con carteles que el posnet no anda, pero sabemos que es una excusa para pagar con efectivo”, explicó uno de los turistas en Mar del Ajo donde, por ejemplo, un reconocido restaurante permite el pago en efectivo con un mínimo de $700 y tienta a sus comensales con descuentos del 15% para quienes decidan abonar en efectivo. A lo largo y lo ancho de la costa bonaerense las escenas se repiten. Son contados con los dedos de una mano los almacenes o negocios pequeños que aceptan débito. Los paradores también se manejan en efectivo, aunque en la playa crece la cantidad de vendedores ambulantes que incursionan con el sistema de mercado pago. “Es una forma de captar clientes”, reconocen en época de bolsillos flacos en donde los turistas cuidan cada vez más los gastos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario