Decide ya gobierno gremios a privilegiar con aumento salarial

Economía

Los datos del crecimiento de 8,5% durante 2006 en la actividad económica servirán para las discusiones salariales que comenzarán la próxima semana. Los sectores que hayan tenido un buen rendimiento el año pasado (como terminales automotrices, construcción, bancos y transporte) deberían aplicar aumentos salariales de 20%. Otros rubros (siderurgia y petróleo) tendrían incrementos menores. El gobierno se reserva para los estatales los aumentos más bajos. En todos los casos, el piso es 12 por ciento.

El alza anual de 8,5% en 2006 del Estimador Mensual de Actividad Económica (ver pág. 5) tendrá para el gobierno una utilidad hasta ahora desconocida. Con el desagregado sectorial, el Ministerio de Trabajo a cargo de Carlos Tomada difundirá los pedidos de mayores aumentos salariales que reclamarán los sindicatos más importantes del país, cuando comiencen la semana próxima a negociar las convenciones colectivas.

Así, los sectores de mejor performance deberán hacer frente a mayores incrementos en los sueldos, mientras que los de peor podrán recibir cierto apoyo oficial para que los reclamos sean más equilibrados. En todos los casos, y tal como adelantó este diario, el tope de incrementos no debería irse más allá de 20%, mientras que el piso sería de 12% o 13%. Este último porcentaje obedece a que la inflación en 2006 fue de 9,8%, y cualquier ajuste salarial debería superar ese nivel.

El primer rubro que debería respetar un incremento salarial significativo sería el automotor, ya que la actividad subió 33% el año pasado. Luego se ubica la construcción, que en promedio subió 20%.

Precisamente ambos rubros comenzarán a discutir sus paritarias la próxima semana.

También deberán calcular un aumento salarial no menor los bancos, que tuvieron un alza de 14% en 2006. Incluso, según afirman en el Ministerio de Economía, 2007 sería aún mejor para las entidades financieras, que tendrían una suba no menor que 16%. Los bancos tienen igualmente algún tipo de protección oficial, ya que la Asociación Bancaria de Juan José Zanola no cuenta con un aval político desde el gobierno de Néstor Kirchner. Y menos desde la CGT de Hugo Moyano. Ambos gremialistas aún no definieron, por ejemplo, un viejo conflicto por la representación de los trabajadores dedicados al transporte de caudales.

Otros sectores donde se avalarían aumentos cercanos a 20% es en las empresas de distribución eléctrica, gas y agua. Los datos oficiales hablan de un alza de la actividad de estos rubros de más de 10%. Pero además oficialmente se busca que la autorización de incrementar ciertas tarifas, como las eléctricas a los comercios y empresas, tenga su contrapartida en alzas salariales que superen claramente la inflación. La imagen que se quiere dar desde el gobierno es que una autorización de este tipo tiene como contrapartida una mejora en los ingresos. Para los técnicos oficialistas, esto daría la imagen de políticas de redistribución.

Para comienzos de marzo está pactado uno de los « platos fuertes» en las negociaciones salariales de 2007. En esos días, Hugo Moyano discutirá el convenio de los camioneros con un dato clave. Según el EMAE, el transporte y almacenamiento creció el año pasado 12%. Esto traslada automáticamente el incremento salarial a 20% discutido en su momento por Moyano y Kirchner en la Casa de Gobierno.

Quizá, y a modo de símbolo de superioridad del camionero, la suba salarial en el transporte (incluyendo el correo privado), sea incluso de algunos puntos más de ese 20%.

  • En problemas

    En el piso del listado del EMAE aparecen varias actividades con un 2006 no tan bueno (o directamente negativo). Aquí aparecen los textiles, cigarrillos, químicos, siderurgia, petróleo procesado, minas y canteras, fabricación de maquinaria y aparatos eléctricos y los servicios de seguridad.

    En todos estos casos, el aumento salarial no debería ir mucho más allá de 10%, pero con la salvedad (aclaran en Trabajo) de que si la situación mejora, deberán ser en 2008 los más dispuestos a incrementar los salarios en las próximas negociaciones colectivas.

    El Estado se autoprotegerá este año. Según la información del INDEC, la administración pública, defensa y las organizaciones dependientes del Estado mostraron una mejora en la actividad durante 2006 de 5%, con lo que en el momento de negociar incrementos salariales, serían los de menor rango, junto con la enseñanza y los servicios sociales y para la salud. Difícilmente el aumento en los sueldos del Estado vaya más allá de 10% que marcó la inflación del año pasado, y a lo máximo que pueden aspirar los empleados públicos (en todas sus variantes)es a lograr un gesto político. Tal como adelantó este diario ayer, es posible que en julio la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), donde milita la mayoría de los empleados públicos, reciba finalmente su personería jurídica; algo que Néstor Kirchner le había prometido a Víctor De Gennaro al comienzo de su gestión. La cercanía de las elecciones presidenciales del 28 de octubre sería una muy buena ocasión para el gesto.
  • Dejá tu comentario