Destacan que los DEG podrían representar un ingreso fiscal equivalente a 1,1% del PBI

Economía

Desde el IARAF explicaron que esto se da ya que el Tesoro debería registrarse como ingreso corriente el equivalente en pesos que el Banco Central le deposita una vez que recibe los DEG por cuenta y orden del Poder Ejecutivo.

Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) destacó que los recursos provenientes de los Derechos Especiales de Giro (DEG) distribuidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) no solo engrosaron las reservas sino que también podrían ayudar al Gobierno a sobrecumplir su meta de déficit fiscal primario.

"Teniendo en cuenta los tipos de cambio, lo enviado en 2021 se trataría de un ingreso equivalente a 1,1% del PBI anual estimado, que tiene el potencial de mejorar los resultados de las cuentas públicas", aseguraron en la entidad dirigida por Nadin Argañaraz.

El IARAF explicó que esto se da ya que el Tesoro Nacional debería registrar como ingreso corriente el equivalente en pesos que el Banco Central le deposita una vez que recibe los DEG por cuenta y orden del Poder Ejecutivo.

Por lo tanto, si el Gobierno decidiera usar estos recursos para pagar nueva obra pública, el déficit fiscal no se vería alterado al finalizar el año.

Paralelamente, si como se espera, el equipo económico de Alberto Fernández utiliza lo recibido para abonarle al FMI los u$s4.000 millones que vencen este año, al momento de efectivizarlo va a hacer uso de los pesos que le transfirió el BCRA para que este último le otorgue los DEGs para concretar el pago. Esta amortización de capital no afectaría negativamente el resultado fiscal, puesto que se registra “debajo de la línea”.

"En síntesis, si el gobierno tenía previsto cumplir este año con la pauta presupuestaria de un déficit primario de 4,2% del PBI, la contabilización de los DEG por el equivalente a 1,1% del PIB, le permitiría bajarlo a 3,1% del PBI, siempre y cuando se usen los DEG para generar el ahorro necesario para cumplir con el pago de vencimientos de deuda"

Desde el instituto sostuvieron que "constituye un ingreso extraordinario, que no ocurre habitualmente" y recordaron que en la última asignación de DEG, en agosto de 2009, la gestión de Cristina Fernández de Kirchner recibió u$s2.600 millones aproximadamente, que fueron contabilizados en la cuenta ahorro-inversión “sobre la línea” como un ingreso en concepto de Transferencias corrientes, por unos $9.400 millones.

Cabe agregar, además, que la llegada de los DEG ya provocó un aumento de las reservas, tanto brutas como netas. Sin embargo, este incremento inicial irá disminuyendo en la medida que se hagan los pagos de vencimientos, básicamente en septiembre y diciembre.

Dejá tu comentario