Fuerte baja de la creación de empleos en agosto en EEUU

Economía

El mes pasado solo se crearon 235.000 puestos de trabajo, tres veces menos de los 750.000 que esperaban los economistas. Impacta también la crisis afgana.

El ritmo de creación de empleo en Estados Unidos cayó fuertemente en agosto, un nuevo golpe para el presidente Joe Biden, debilitado por la crisis afgana, pero también un nuevo argumento en favor de sus planes de inversión.

El mes pasado solo se crearon 235.000 puestos de trabajo, tres veces menos de los 750.000 que esperaban los economistas.

Esta fuerte desaceleración se produce sin embargo después de dos meses de crecimiento del empleo, ya que en julio se crearon 1,1 millones de puestos de trabajo y en junio 962.000, según datos revisados al alza publicados también el viernes.

"En agosto, se produjeron notables ganancias laborales en servicios profesionales y comerciales, transporte y almacenamiento, educación privada, manufactura y otros servicios", señaló el Departamento de Trabajo en su comunicado de prensa.

En sentido contrario, el empleo minorista disminuyó.

La tasa de desempleo siguió cayendo, hasta el 5,2%, como se esperaba, desde el 5,4% del mes pasado.

Esta disminución se explica en parte por el hecho de que muchas personas han abandonado el mercado laboral y ya no están buscando trabajo activamente.

La creación mensual de puestos de trabajo permite tomar el pulso a la recuperación económica estadounidense.

El empleo es una de las prioridades de Biden, que espera que el Congreso adopte sus gigantescos planes de inversión para garantizar un crecimiento económico sostenible.

La variante delta, que ha aumentado los contagios de covid-19 en el país, hace que los estadounidenses se muestren reacios a participar en ciertas actividades o incluso a ir a restaurantes.

Todavía faltan 5,3 millones de puestos de trabajo en comparación con febrero de 2020, justo antes del inicio de la pandemia en Estados Unidos.

Pero el empleo sigue ganando terreno y ahora está lejos de la catastrófica situación de la primavera boreal de 2020, cuando estrictas medidas de contención de la pandemia provocaron el despido de más de 20 millones de personas.

Varios millones de estadounidenses ya no tendrán derecho a ninguna prestación por desempleo a partir del lunes. Entre ellos figuran los desempleados de larga data y trabajadores autónomos.

El gobierno federal pidió a aquellos estados donde la tasa de desempleo sigue siendo alta que mantengan las ayudas.

En febrero de 2020, antes de la propagación del coronavirus, la tasa de desempleo estaba en 3,5%, su nivel más bajo en 50 años, y Estados Unidos tenía 5,8 millones de personas desempleadas.

Temas

Dejá tu comentario