El dólar subió 3,7% con fuerte venta del Central

Economía

Otra tensa jornada se vivió ayer en el mercado, lo que obligó al Banco Central a vender casi 100 millones de dólares de las reservas para enfrentar la creciente demanda del público y de grandes inversores. El dólar libre finalizó firme y operado en 3,60 pesos (2,3% más que en el cierre anterior). El Central se vio obligado a modificar las bandas de intervención hasta llevarlas a $ 3,50 y sobre el final dejarlas en 3,42 pesos (+3,7%). Así acompañó la suba sostenida del dólar, que en algunas casas de cambio llegó a cotizar por encima de los 3,70 pesos. La creciente incertidumbre sobre cambios en el Banco Central marcó las expectativas. Fue así como el volumen de negocios prácticamente se triplicó respecto del lunes pasado y se repitieron las largas y tumultuosas colas en el microcentro, en bancos y casas de cambio. El Central vendió u$s 72 millones en el mercado mayorista y otros u$s 25 millones en ventas a pequeños ahorristas. Así y todo, la presión sobre el dólar siguió hasta el cierre de las operaciones y sólo aflojó en la plaza mayorista, que finalizó en 3,46 pesos. Los bonos cayeron hasta 10%. (Ver pág. 2 y panoramas Financiero y Bursátil.)

Fue necesario echar mano a casi 100 millones de dólares de las reservas internacionales del Banco Central para enfrentar la fuerte demanda de divisas que ayer registró el mercado local.

Así y todo, el dólar libre finalizó firme y tomador en 3,60 pesos, y el dólar por cuenta y orden del Central subió 3,7% a $ 3,42.

En las últimas dos jornadas, el Central inyectó 140 millones de dólares para frenar al dólar, que subió 4,3% (desde el viernes acumula una suba de 9,1%).

A diferencia de lo acontecido el lunes pasado, cuando el dólar trepaba posiciones, pero con un muy bajo volumen de negocios, ayer más que se triplicaron las operaciones en los bancos y casas de cambio.

«Fue un día de locos, no paramos un minuto. La gente compra y compra», exclamaba, con su último aliento, uno de los principales cambistas locales. En diálogo con este diario, sin ocultar su preocupación por lo ocurrido ayer, comentó que «a pesar de que el Central salió a vender a todos los precios, la demanda no aflojaba».

• Largas colas

La temperatura de las pizarras llegó a su clímax cuando algunas mostraban cotizaciones de más de 3,70 pesos. «Aunque marcaron estos precios, casi no hubo operaciones», advertía otro cambista.

«A 3,60 pesos, todos me compraban»
, reconocía a este diario uno de los banqueros más activos en el mercado mayorista cambiario.

Fue otra jornada de largas y tumultuosas colas en el microcentro, tanto en bancos como en casas de cambio. Al cierre del horario oficial, se registraron escenas de indignación y fuertes discusiones en varias casas de cambio por parte de personas que no lograron ingresar para hacerse de los ansiados billetes estadounidenses.

Con este panorama, el Central tuvo que actuar desde la apertura de las operaciones. Ofreció dólares en el mercado mayorista y minorista.
Comenzó con las puntas a 3,20 y 3,30 pesos para compra y venta, respectivamente, en las entidades que venden a cuenta y orden. Pero, a la media hora, tuvo que subir las cotizaciones a 3,40 y 3,50 pesos.

Continuó vendiendo reservas -en total, fueron u$s 25 millones en el minorista y u$s 72 millones en el mayorista-, y el dólar seguía negociándose a la suba trepando en las pizarras por encima de los 3,60 pesos en el mercado libre.

La actuación del Central y una tibia liquidación de divisas de los exportadores hicieron calmar la presión sobre el dólar, y así, el organismo monetario decidió empezar a reducir las bandas de intervención. Primero, la bajó a 3,35 y 3,45 pesos por dólar, para después recortarlas al cierre a
3,32 y 3,42 pesos. Es decir que las bandas de intervención terminaron 3,13% y 3,64% por encima del cierre anterior para compra y venta, respectivamente.

• Versiones

Sin duda, la indefinición del «corralito» y las sucesivas suspensiones de entidades bancarias, más las versiones de renuncia del titular del Central, Mario Blejer, son los detonadores de las expectativas de la gente que ayer se lanzó a comprar dólares.

Los bancos también aumentaron el volumen de las operaciones.
Hubo más trading (compraventa), pero el mayor giro de los negocios respondió, en parte, a armar nuevas posiciones cubriéndose en dólares físicos.

Tras la inyección en el mercado de más de u$s 72 millones del Central,
el dólar mayorista finalizó en 3,43 y 3,46 pesos para compra y venta, respectivamente, es decir, bajó 1,70% respecto del cierre anterior.

En cuanto al dólar minorista de las casas de cambio que no operan con dólares del Central, los cierres fueron 3,45 y 3,60 pesos por dólar para compra y venta, respectivamente (subió 2,27%). El máximo del día operado fue 3,70 pesos.

Al respecto, cabe acotar que tanto algunas pizarras como cotizaciones informales muestran a veces precios mayores que los que efectivamente se operan en el mercado. Esto obedece a que algunos cambistas «marcan» precio frente a lo que acontece en el mercado, pero no significa que se hayan registrado operaciones a esos precios. Por ejemplo, ayer, en algunas casas de cambio, el dólar estaba cotizando a 3,70, 3,75 y hasta 3,80 pesos, pero las operaciones que se realizaban no superaban los 3,65 pesos. Por ello, ocurre que a veces el cierre del mercado puede o no coincidir con el último precio operado, que es en realidad la cotización de cierre.

El dólar transferencia o cable finalizó en 3,40 y 3,43 pesos para compra y venta, tras tocar un máximo de 3,57 y 3,60 pesos.

Ayer el BCRA pagó una tasa de interés, por una nueva licitación de Letras de 19,99%, en dólares, y de 80%, en pesos, contra 26,8%, y 98%, respectivamente, que había pagado en la licitación anterior.

Dejá tu comentario