Moratoria: apoyan tributaristas inclusión de grandes empresas

Economía

Tributaristas respaldaron la decisión del Gobierno de permitir la inclusión de grandes empresas en la moratoria 2020, que hasta ahora es sólo para pymes, pero advirtieron que las restricciones por 24 meses que tendrán para distribuir dividendos o comprar dólares pueden jugar en contra.

César Litvin calificó como “muy buena la decisión”, pero aclaró que “lo malo son las restricciones que van a ser perjudiciales para las empresas”. El tributarista indicó que “las compañías no pueden estar tanto tiempo sin distribuir ganancias entre sus accionistas”.

Por su lado, Guillermo Pérez, del Grupo GNP, señaló que “es muy bueno que la moratoria sea amplia, ya que se va a poder incluir no sólo personas jurídicas sino humanas”. También consideró como positivo que “se puedan compensar deudas usando saldos pendientes a favor que tenga la AFIP con la empresa”.

Pérez destacó, en ese sentido, que si bien el proyecto permite sólo deudas vencidas al 30 de junio, un artículo agregado al final de la iniciativa habilitará a que el Gobierno, por un decreto simple, pueda incluir deudas posteriores. Consideró que “esa es una carta en la manga que se guarda a la espera de ver cómo puede marchar la economía en los próximos meses”.

En tanto, el tributarista Mario Volman llamó la atención sobre la tasa de interés. Como se va a cobrar la Badlar a partir de enero de 2021, que se fija

en función de la tasa de plazo fijo de más de $1 millón, Volman consideró que genera “incertidumbre” entre las empresas en un contexto inflacionario. “Debería ser una tasa fija si la idea es que las empresas puedan licuar sus pasivos”, señaló.

Condicionamientos

Por su lado, Gabriel Hermida sostuvo que el Gobierno “está cometiendo el mismo error que cometió con el ATP al poner condiciones a las empresas grandes para distribuir dividendos o acceder al mercado de cambios”. También planteó que el tipo de tasa de interés que se va a cobrar a partir de enero “es alto”, lo que constituye un desaliento para las empresas.

En ese sentido, Vicente Lourenzo, asesor de empresas pyme, calificó como “muy buena” la habilitación al Poder Ejecutivo de incluir deudas que vayan más allá del 30 de junio. Es algo que algunas empresas del sector estuvieron reclamando a los Diputados hace unas semanas. Pero también opinó que la tasa de interés del 2% para los planes de pago “debería ser más baja”.

Por su lado, Guillermo Poch dijo que ante la imposibilidad de que las empresas grandes puedan girar dividendos, en caso de que ingresen a la moratoria, sumado a los controles de cambio en vigencia “es posible que como ya se hizo en el pasado amplíen inversión en inmuebles o activos fijos, que una vez habilitados los pagos, se pueden vender para recuperar la liquidez, conservando el capital”.

Dejá tu comentario