9 de mayo 2007 - 00:00

Finalmente, se firmó el acuerdo por la carne

Finalmente el Gobierno nacional y los representantes de entidades agropecuarias y frigoríficos firmaron esta noche el acuerdo por la carne, en un acto que se realizó en Casa de Gobierno con la presencia de Néstor Kirchner.

El encuentro sirvió para refrendar el "acta acuerdo" que se había suscripto el pasado 4 de mayo en una reunión entre los sectores de la carne y el gobierno.

El acuerdo se firmó pasadas las 21:40 en una reunión que originalmente estaba prevista para las 18:00, y que quedó suspendida momentáneamente a raíz de la atención que generó en el gobierno el conflicto en Santa Cruz.

El convenio incluye avalar los precios establecidos en el comercio de la hacienda en pie, así como el valor de la media res, puesta en puerta de frigorífico.

También prevé la fijación de precios para el comercio de hacienda en pie, en las categorías de novillos, vaquillonas y terneras.

Además, establece las cotizaciones que, para las mismas categorías, se establecerían para la salida de la media res en puerta de frigorífico, a cambio de respetar los precios bajos de los doce cortes populares de mayor consumo en el mercado interno.

A la cita, formal y para la foto, fueron convocados Eduardo Buzzi y Ulises Forte (Federación Agraria); Luciano Miguens (Sociedad Rural); Fernando Gioino (Coninagro), Horacio Delguy (FAN) y representantes de los exportadores, Mario Raventtino; y de las cámaras frigórificos, Arturo Lavallol, Gustavo VanSan Giacommo, entre otros.

La citación de los representantres del campo y la cadena carníca se realizó a último momento y contó con la presencia también del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, la ministro de Economía, Felisa Miceli y el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza.

Al inicio del encuentro estuvo unos minutos el presidente Néstor Kirchner, quien de esta forma avaló el acuerdo suscripto que busca atenuar el conflicto del sector que paralizó esta semana el ingreso de cabezas el Mercado de Liniers.

Por otra parte, también se prevé limitar las exportaciones de carne vacuna a unas 500 mil toneladas anuales.

Se prevé también destinar casi 200 millones de pesos -del plan ganadero nacional-, para asistir a la actividad de cría vacuna en el país, a cambio de que el sector privado garantice la provisión de unas 190 mil toneladas mensuales de cortes cárnicos.

El acuerdo se demora a pesar de la fuerte protesta que realizan los ganaderos de CARBAP, que complica la provisión de hacienda.

El presidente Kirchner y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, analizaron durante la jornada en la residencia de Olivos los episodios de violencia en Santa Cruz ante distintas protestas de trabajadores.

Esto impidió que el jefe de Gabinete convocara más temprano a las entidades agropecuarias para sellar formalmente el acuerdo, a pesar de que los referentes de las principales entidades agropecuarias esperaron todo el día el llamado de la Casa Rosada.

El secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, mantuvo contactos con las entidades y confirmó los términos del acuerdo alcanzado en la última reunión.

El convenio negociado con los ruralistas de Coninagro, Federación Agraria Argentina (FAA), la Sociedad Rural Argentina (SRA) y el Frente Agropecuario Nacional (FAN) comprende medidas relacionadas con los mercados de granos y carnes.

Uno de los principales puntos del entendimiento prevé la puesta en marcha inmediata del plan ganadero y avanzar con la modernización del sistema industrial y comercial de las carnes.

Establece también la asignación al sector de la cría la suma de 170 millones de pesos para compensar al pequeño productor por ternero vendido en la campaña 2007.

En el acuerdo se admite que el problema de los precios de la carne al consumidor no se origina únicamente en el valor de la hacienda en pie, sino también en la participación de los restantes eslabones de la cadena.

De esta manera, el convenio apunta a "normalizar" los mercados de hacienda en pie y evitar intervenciones oficiales con los precios sugeridos.

Ante el pedido de los productores, el Gobierno ejercerá los controles y la fiscalización sobre los restantes eslabones de la cadena estableciéndose valores para la media res a la salida de planta, y para los 12 cortes de consumo masivo.

También existe el compromiso oficial de liberar la exportación de vacas categorías "E" y "F" en un plazo acordado de 90 días, otro de los reclamos de los productores.

En cuanto a los mercados de trigo y maiz, el gobierno asume el compromiso de que el productor triguero perciba el precio lleno para la cosecha 2007/8.

También se comprometió a "resolver las situaciones pendientes para los productores de trigo que no han percibido las compensaciones correspondientes".

Dejá tu comentario

Te puede interesar