Impulsa el Gobierno la creación de una red estatal de trenes

Economía

Ante la crisis del sistema ferroviario, que hasta generó hechos de violencia, el Gobierno decidió enviar al Congreso un proyecto de ley para crear dos organismos públicos que tendrán a su cargo la planificación de las obras de infraestructura y además el control del servicio.

Pese a las funciones que tendrán estos dos entes, que estarán integrados por el Estado nacional, las provincias y los municipios, el Gobierno aclaró que "no se trata de una estatización" ya que se mantendrán las actuales concesiones.

Sin embargo, en caso de incumplimientos por parte de los operadores estos organismos tomarán a su cargo la prestación del servicio para lo cual podrán integrar a privados.

El proyecto de ley fue firmado hoy por el presidente Néstor Kirchner y luego se dio a conocer en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno ofrecida por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y los secretarios de Transporte, Ricardo Jaime y Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini.

La crisis que afronta el sistema ferroviario derivó en un reciente hecho de violencia en la estación de Constitución, aunque antes también hubo graves incidentes, con incendios y detenciones, en la terminal de Once y en la estación de Haedo, operadas por la compañía TBA.

Las deficiencias e irregularidades llevaron al Gobierno a quitarle la concesión al grupo Metropolitano, encabezado por el controvertido empresario Sergio Tasselli, de las líneas Roca y Belgrano Sur y con anterioridad la San Martín.

De Vido destacó que con estos proyectos el Estado Nacional "asume la responsabilidad de darle solidez al servicio ferroviario, para que favorezca a la gente y al sector productivo".

En la rueda de prensa, el ministro explicó que uno de los organismos confeccionará proyectos de infraestructura ferroviaria, mientras que el otro directamente se ocupará del servicio.

Sobre el proyecto, aclaró que "no consiste en estatizar el sistema, ya que se mantendrán los esquemas de concesiones, mientras se cumplan los contratos".

"El Gobierno asume la responsabilidad de consolidar el sistema ferroviario", aseguró De Vido y agregó que "el Estado se hace cargo del desarrollo del sistema ferroviario y convoca a las provincias y municipios a participar para que haya un mayor control".

En rigor, explicó que la intención es "poner por encima de los ferrocarriles una administración que pueda planificar y administrar los recursos".

Con este proyecto se crea la "Administración de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado", que se encargará de diseñar obras de infraestructura y la explotación de los bienes ferroviarios.

Por otra lado se pone en funcionamiento la "Operadora Red Ferroviaria Sociedad del Estado", que tendrá a su cargo el control de la prestación del servicio y podrá estar asociado con terceros privados o a través de los privados, aunque siempre bajo el "paraguas del Estado", aclaró De Vido.

"Esta sociedad asumirá por sí o por intermedio de terceros o asociada a terceros, la prestación de los servicios ferroviarios de pasajeros o de carga que se le asignen, los que se encuentren concesionados y que por distintas causales reviertan al Estado Nacional", indicó De Vido.

El ministro puntualizó que estos organismos tendrán una función similar al "modelo" que se aplica en los ferrocarriles de España a través de un organismo llamado Renfe.

El control de los organismos estará a cargo del Ejecutivo, de la Sindicatura General de la Nación y a través de la Auditoria General de la Nación.

La intención del proyecto es reunir en un mismo organismo público prestaciones que en la actualidad tienen distintos regímenes y operan bajo distintas jurisdicciones.

Dejá tu comentario