La Presidente viaja a Brasil y volverá a pedir ayuda financiera a Chávez

Economía

Cristina de Kirchner intentará hoy en Brasilia garantizarse la ayuda financiera que Hugo Chávez debería darle al gobierno argentino en los próximos días y que llegaría a los u$s 500 millones como piso. Ambos mandatarios se cruzarán en una reunión bilateral, mientras participan de la cumbre de la Unión Suramericana de Naciones (UNASUR), en la capital brasileña. Hasta allí decidió viajar Cristina de Kirchner anoche, después de hablarle a sindicalistas de UPCN en el Luna Park, cuando ya se había asegurado que en algún momento de la reunión con el bolivariano se hablará sobre el plan de financiamiento que tiene pensado aprobar este año para el país. Lo que más le interesa saber es cuál es el monto exacto que el venezolano estará dispuesto a otorgar en 2008, a qué interés y con qué exigencias. El resto de los temas bilaterales, incluyendo la situación de la ex empresa siderúrgica de Techint Sidor, en pleno proceso nacionalizador bolivariano, y el envío de fueloil, pesará hoy a un segundo plano.

El motivo de fondo del viaje de Cristina de Kirchner es en realidad participar de la cumbre que en teoría daría inicio al bloque regional UNASUR, una idea que tiene el copyright de Eduardo Duhalde en los días en que el bonaerense era presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur y comenzaba a pelearse con Néstor Kirchner. La presencia de la Presidente es además una promesa que en su momento le había hecho a Luiz Inácio Lula da Silva, que quiere presentar el acto de hoy como un éxito personal de la política exterior brasileña.

En realidad, el comienzo del bloque debía concretarse en marzo en Colombia, pero la reunión se suspendió por la crisis que causó el ataque militar colombiano en Ecuador, aún no superada totalmente.

Dentro del proyecto UNASUR, el gobierno brasileño espera impulsar su propuesta de un consejo de defensa para desarrollar cooperación en ese campo, hasta un punto en que justamente sirva para evitar, por ejemplo, una crisis como la que causó ese ataque militar colombiano del 1 de marzo en Ecuador.

La declinación del mandatario de aquel país, Alvaro Uribe, a la presidencia temporal del grupo, debida a la crisis con Caracas y Quito, dio lugar a declaraciones encontradas sobre quién lo sustituirá.

Al respecto, hubo un anuncio en Santiago sobre un consenso para que la chilena Michelle Bachelet asuma ese cargo, pero después el canciller Alejandro Foxley dijo que la comunicación fue «prematura» y que corresponde esperar el curso que tomen las deliberaciones de hoy.

Una fuente de la Cancillería brasileña dijo ayer que es «probable pero no segura, ni oficial» la designación de la presidente chilena para la titularidad pro témpore del nuevo organismo, cuya constitución deberá ser refrendada por los congresos de cada país.

Once presidentes y el vicepresidente uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, participarán de la reunión extraordinaria de UNASUR, que comenzará a las 10.00 locales en el Centro de Convenciones Ulysses Guimaraes. También viajará a Brasilia el futuro presidente de Paraguay, Fernando Lugo.

A las 13.30 los mandatarios compartirán un almuerzo en el Palacio Itamaraty, donde a las 15.30 Lula dará una conferencia de prensa junto a su colega Evo Morales (actual presidente pro témpore de UNASUR), y quien eventualmente sea designado su sucesor.

  • Impulsor

    Brasil, además de anfitrión, es el país que impulsó la creación de un organismo que contemple a todos los países de América del Sur, a pesar de la existencia de grupos subregionales como el Mercosur y el Pacto Andino.

    Una de las prioridades fijadas por Lula para la región es su integración física a través de obras de infraestructura, que cuentan con el respaldo del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, y el creado recientemente Fondo Soberano, para estimular la expansión de empresas brasileñas en el exterior.

    El embrión de UNASUR surgió en 2004, en la tercera reunión sudamericana en Cusco, Perú, cuando se instituyó la Comunidad Sudamericana de Naciones. Una cumbre anterior, realizada en 2000 en Brasilia, durante la gestión de Fernando Henrique Cardoso, expresó críticas al Plan Colombia, que se había firmado pocos días antes.
  • Dejá tu comentario