Pactan con Brasil agilizar plazos para Licencias No Automáticas

Economía

Argentina y Brasil acordaron cumplir e incluso acelerar, el plazo de 60 días de retención que se le aplican a los productos afectados por las Licencias No Automáticas de Importación, y agilizar el intercambio en el sector de maquinaria agrícola, como forma de superar las trabas que habían impuesto ambas naciones y que amenazaba con paralizar un intercambio de 33.000 millones de dólares anuales.

Según pudo saber ámbito.com, Brasil permitiría el ingreso de los vehículos argentinos dentro de un plazo de 10 días. Como contrapartida, la Argentina dará la autorización a los productos brasileños que tienen licencias dentro del plazo de 60 días que fija la OMC.

Además, Brasil accedió al compromiso de buscar acuerdos entre privados en sectores sensibles, avanzando en negociaciones en acceso al vecino país de productos locales como leche en polvo, bebidas alcohólicas y aceite de oliva.

Este fue el saldo de la reunión que en Brasilia mantuvo esta mañana la ministra de Industria, Débora Giorgi, con su par de Brasil, Fernando Pimentel, y que terminó con una serie de negociaciones que se habían iniciado la semana pasada en Buenos Aires.

Luego de dos horas de negociaciones, Giorgi afirmó en conferencia de prensa que desde Argentina "vamos a poner toda nuestra vocación" para que los productos importados ingresen al país cumpliendo un máximo de retención de 60 días que es el que establece la Organización Mundial del Comercio en la aplicación de las LNA.

Las LNA a productos de Brasil alcanzan solo al 20 % de las exportaciones de ese país a Argentina, que crecieron al 34 % en los primeros cinco meses del año.

"La vocación es cumplimentar" los tiempos de las LNA, y destacó que "agilizar los plazos, significa que serán los que fija la Organización Mundial del Comercio".

Sin embargo, Giorgi, quien rechazó que exista de parte del Gobierno argentino una política, no explicitada, de demorar en la aduana los cargamentos que ingresan al país, explicó que "hay organismos, como los que analizan las condiciones fitosanitarias que tienen sus tiempos" un poco más extendidos.

Por su parte Pimentel destacó "el buen clima" que hubo en las negociaciones, ya que "tenemos una visión muy parecida de lo que debe ser la relación entre ambos países y de la economía mundial".

En ese contexto, ambos países "concordamos con la necesidad de acelerar las importaciones, y reducir los plazos" de aplicación de las LNA, que en el caso de Brasil es a los automóviles, y en el de Argentina es a 557 productos.

Pimentel explicó que el gobierno brasileño utilizó las LNA para automóviles, un sector en el que tuvieron un fuerte déficit comercial, y eso creó un problema con Argentina, porque de 10 autos importados 5 vienen de su socio del MERCOSUR.

Sin embargo, Giorgi recordó que muchas de los componentes de esos autos provienen de fábricas de Brasil, lo que le genera un déficit de 1.000 millones de dólares anuales, por lo que la aplicación de las LNA en los autos también afecta a las empresas brasileñas productoras de autopartes. "Es verdad que uno de cada tres autos que importa Brasil es argentino pero también es cierto, y por eso hemos concordado con el Ministro una liberación acelerada, que cada uno de esos autos tienen un muy alto contenido de autopartes brasileñas", confirmaron a ámbito.com fuentes de Industria.

Algo similar acordaron en el sector de maquinaria agrícola, que veían trabado el paso de bienes en ambos lados. Ahora, con la instalación de dos fábricas, una de ellas multinacional, del lado argentino, se intensificará la venta de autopartes de parte brasileño para la construcción, y luego exportación, de tractores y cosechadoras hechas en Argentina.

El Gobierno argentino "tiene dos propuestas firmes, una de una empresa multinacional, y otra que está por ser presentada, para fabricar cosechadoras y tractores".

Además, respecto a las bebidas alcohólicas, a las que Brasil aplica un sello fiscal - lo que genera mayores costos y se convierte en una barrera de acceso - el vecino país se comprometió a permitir que los exportadores argentinos puedan aplicar sello en origen.

En tanto al cupo acordado para el ingreso de leche en polvo a Brasil que nunca fue cumplido, se renovó el acuerdo vencido y Brasil dio cupos de 3.300 toneladas por mes, con saldos renovables (si un mes se exportan 3.000 toneladas al otro mes se pueden exportar 3.600).

También se supo que Brasil va a revisar antidumping a la vajilla de vidrio puesto a la empresa argentina Rigolleau.

Dejá tu comentario