Soja: superó los u$s530 mientras se agudiza sequía local

Economía

En la zona núcleo, la más productiva del país, el 60% de los lotes de segunda se encuentra en estado regular a malo. Se espera un recorte en la cosecha local que sería compensado con la suba de cotizaciones.

La sequía en la zona núcleo alcanzo la alerta roja, el 60% de los lotes de segunda se encuentra en estado regular a malo y se espera una merma importante en los rendimientos, según adelantó la Bolsa de Comercio de Rosario. Mientras reina la preocupación por el estado de los cultivos en la principal zona productiva de la Argentina, los mercados continúan a pura euforia llevando ayer a la soja a cotizar apenas por arriba de los u$s530 por tonelada, es decir el mejor valor de los últimos siete años.

En este marco, la demanda continúa traccionando los precios. Según detallan desde la consultora agropecuaria Granar: “Pese a la ausencia de un nuevo ajuste en el stock final estadounidense y de la previsión de más soja en Brasil, los fundamentos que trajeron los precios de la soja hasta lo más alto en casi siete años se mantienen inalterables. La nueva etapa recién se comenzará a jugar con las siembras, desde mediados del mes próximo.”

Mientras tanto la sequía que afecta a la zona núcleo argentina impactaría de lleno en el volumen de cosecha y si bien el incremento de precios internacionales lograría suplir las bajas de rendimiento, la industria se encontraría en un escenario de menor disponibilidad de grano. Un escenario muy poco conveniente teniendo en cuenta que se encuentra trabajando al 50% de su capacidad.

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario son más que contundentes al explicar los alcances de la sequía: “Los suelos arden en el norte de la provincia de Buenos Aires, especialmente los cuadros que vienen de trigos que obtuvieron muy buenos rendimientos y vaciaron los perfiles del suelo. Baradero, Arrecifes, San Antonio de Areco, Pergamino, Colón, General Pinto y Villegas esta semana perdieron lotes y están en alerta roja”

“Si pasan 10 días más sin llover, la soja de segunda muere”, alertan los técnicos de Colón. Y en el caso que llueva, estiman rindes de 20 quintales por hectárea. Mientras tanto, General Pinto esperan un 50% de pérdida de rinde y muchos cuadros van a estar en entre 10 a 15 quintales. “Estamos al filo de la navaja. Los lotes de las lomas se han perdido”, lamentan.

En cuanto a los pronósticos climáticos, se esperan precipitaciones dispares pero que no lograrían calmar la falta de agua del cultivo. En tanto, la esperanza se centra en la zona de Córdoba donde el clima fue más benévolo y allí se esperan mejores rendimientos.

Por su parte, continúa avanzando la cosecha de maíz en el territorio local mientras su cotización terminó en baja ayer en el mercado de Chicago para cerrar a u$s221,2 la tonelada.

“Las razones de la debilidad no sólo están en la decepción de los operadores por un informe mensual en el que el USDA no achicó las existencias finales estadounidenses como ellos lo preveían, sino que están en la decisión de los fondos de retirar una modesta porción de ganancias y en las previsiones de tiempo favorable -con más humedad- para el inicio de la siembra 2021/2022 sobre el Medio Oeste hacia principios de abril”, detalló un informe de Granar.

Finalmente, el trigo tuvo mejor suerte y terminó la rueda en alza para cotizar a u$s241,22 la tonelada. En el mercado local, el cereal de invierno se negoció a u$s216.

Dejá tu comentario