Diálogos de Wall Street

Economía

¿Se modera el crecimiento? ¿Es lo mejor para los mercados? Gordon Gekko nos contesta esa y otras preguntas cruciales.

Periodista: Se acerca la mitad del año. Corrió mucha agua bajo el puente. Nunca la economía recibió tanto estímulo de la política monetaria y fiscal. Rallies hubo en todos los mercados. Espectaculares pero también vulnerables. Que lo digan las acciones meme, los SPACs, Archegos, las criptomonedas. Que la inflación se desborde es el temor número uno, pero los bonos se asustaron con antelación; ahora que los precios están trepando deprisa, no demuestran mayor recelo. ¿Dónde estamos parados?

Gordon Gekko: Pareciera que en el mismo lugar que siempre. Con Wall Street a un pizca de consagrar nuevos máximos. Después de trepar la consabida muralla de preocupaciones.

P.: La inflación tocó 2% también en la zona del euro. Donde hay estímulo, pero ni por asomo, tanto; y el crecimiento de la economía recién despunta.

G.G.: Las políticas expansivas derraman fronteras afuera con generosidad. Hay una inflación de materias primas que no se le niega a nadie. El índice núcleo sube la mitad del general, muy por debajo de la meta del BCE. Y es un mejor predictor de la inflación minorista.

P.: La mesa examinadora de junio ya se conformó. Recibimos la primera data de mayo. Los informes ISM y Markit PMI nos trajeron la confirmación de que la actividad manufacturera no descansa. Y la historia se repite: la demanda es voraz, la producción no da abasto, proveerse de suministros es un calvario y las presiones de costos marchan en alza. ¿Es sostenible?

G.G.: Novedades hay. Las expectativas de los industriales comienzan a moderarse.

P.: Pero nunca hubo un nivel semejante de nuevas órdenes, según el PMI. Y la velocidad de su expansión es la más alta desde que se llevan registros, en mayo de 2007.

G.G.: Sí. La actividad se acelera, pero las expectativas de aumento de la producción futura cayeron, y a un mínimo de siete meses.

P.: ¿Es el pico de la expansión?

G.G.: No, es el techo de la tasa de crecimiento. Hay límites de capacidad instalada, la suba de precios comienza a afectar el comportamiento de la demanda, y ya empezamos a dejar atrás el pico de las inyecciones de estímulo.

P.: Todavía falta aprobar dos planes de infraestructura.

G.G.: Correcto, pero con desembolsos distribuidos a lo largo del tiempo (8 años) y financiados en gran medida con suba de impuestos.

P.: ¿El crecimiento perderá potencia?

G.G.: Si en algún momento crecimos a 10% plus, hoy es probable que sea más bajo, e irá declinando. Las tasas chinas no durarán tras el tercer trimestre. El cuarto será “normal”. Y en el largo plazo, el crecimiento potencial no superará 1,8%.

P.: ¿Y cómo lo tomarán los mercados?

G.G.: Como los dioses.

P.: ¿Está seguro?

G.G.: Menos velocidad es menos riesgo de accidente, más chances de que el aumento de la inflación sea temporario, y, debido a que hoy se viaja muy por encima de la velocidad máxima, es compatible con un andar saludable. Bajar un par de cambios será más seguro y sostenible. No fueron los mercados, fue la FED la que quiso pisar el acelerador.

P.: ¿Por qué?

G.G.: La obsesión es lograr una recuperación plena del mercado de trabajo lo más rápido posible.

P.: Y es el objetivo más esquivo. La economía recuperará su nivel pre-pandemia este trimestre; en cambio, el pleno empleo está lejano. La gobernadora de la Fed, Gael Brainard, reconoció que hay entre 8 y 10 millones de puestos de trabajo menos que lo que están buscando.

G.G.: No es fácil saber cuál es el nivel de pleno empleo tampoco. Bullard de la Fed de St. Louis cree que las condiciones del mercado son más vigorosas de lo que se piensa. La Fed de San Francisco sostiene exactamente lo contrario. De ahí, la importancia del informe de empleo este viernes. La demanda laboral es enorme, pero escasea la oferta. Conseguir que aumente la participación laboral; sobre todo, que regrese la mujer a la búsqueda activa, es el supuesto clave de la política económica, pero es un proceso que viene lento. Y eso no parece óptimo para nadie.

Dejá tu comentario