20 de febrero 2019 - 00:02

Congreso: dardo opositor a extinción de dominio en la bicameral de DNU

Ante la igualdad entre oficialismo y antimacrismo, la firma del presidente de la comisión, el diputado ultra K Marcos Cleri, validó como dictamen de mayoría el rechazo de la decisión presidencial, que para perder su vigencia deberá ser votada por mayoría simple en ambos recintos.

Clave. La senadora salteña Cristina Fiore (interbloque federal) se sumó al antimacrismo y firmó en contra de tres DNU, entre los que se encontraba el de extinción de dominio.
Clave. La senadora salteña Cristina Fiore (interbloque federal) se sumó al antimacrismo y firmó en contra de tres DNU, entre los que se encontraba el de extinción de dominio.

La reiterada estrategia del Gobierno de puentear al Congreso durante el período estival recibió un fuerte llamado de atención en el Congreso, tras el dardo que lanzó ayer la oposición en la comisión bicameral de Trámite Legislativo: peronistas, kirchneristas y la senadora salteña Cristina Fiore -tal como adelantó Ámbito Financiero- se abroquelaron y firmaron un dictamen de rechazo al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que firmó Mauricio Macri para activar el régimen de extinción de dominio, con el que se busca recuperar bienes de la corrupción, narcotráfico, crimen organizado y trata de personas, entre otros delitos.

Ante una paridad de ocho firmas entre oficialismo y oposición, la del titular de la comisión y diputado camporista, Marcos Cleri, validó el dictamen de rechazo al DNU de extinción de dominio como despacho de mayoría. Además, la misma cantidad de antimacristas -atrás quedaron las disputas de los últimos tres años entre peronistas y kirchneristas, al menos durante el encuentro de ayer- se mantuvo a la hora de criticar el DNU que libera las frecuencias de Arsat para licitar a privados y el que voló la Secretaría de Deporte para crear la Agencia del Deporte Nacional. Sin embargo, las tres decisiones del Ejecutivo mantienen vigencia: sólo el rechazo en ambos recintos -por mayoría simple- pueden desactivar este tipo de medidas.

La extinción de dominio se volvió un dolor de cabeza para el Congreso. En 2016, un polémico texto fue aprobado entre massistas, macristas y peronistas en Diputados. Dos años más tarde, el justicialismo junto al kirchnerismo demolieron esa iniciativa en el Senado y aprobaron modificaciones muy lejanas a la versión original, y Cambiemos no acompañó. En los últimos meses, ya nadie quiso en Diputados debatir la insistencia del proyecto original o la aceptación del modificado. En resumen, dos cámaras insólitas que alimentaron al Gobierno a despreciar a los legisladores con ahínco a través de un DNU.

Desde el oficialismo, el diputado Pablo Tonelli (PRO-Ciudad de Buenos Aires) recordó los “esfuerzos e intentos para armonizar ambas iniciativas”, con “resultados infructuosos por diferencias entre un proyecto y otro”. En esa línea, destacó: “Uno habla de una acción civil (Diputados) y otro la enmarca dentro del proceso penal (Senado). Después de casi tres años de debate, la iniciativa no logró ser sancionada. Esta demora y la necesidad de cumplir compromisos internacionales, más el reclamo constante del Ministerio Público y jueces que llevan causas de narcotráfico y corrupción, llevaron al presidente a dictar el DNU para aprobar este régimen”.

Por la oposición habló, en primer lugar, el senador peronista Daniel Lovera (La Pampa). “Este gobierno, con este tipo de acciones, no nos deja de sorprender”, advirtió el legislador, quien luego dijo: “No existen circunstancias excepcionales que impidan al Congreso seguir -con el tratamiento de la iniciativa en Diputados- y si era fundamental, podrían haber incorporado el proyecto a las sesiones extraordinarias de diciembre de 2018 o a inicios 2019 con esta finalidad. Sin embargo, se optó por esa herramienta por conveniencia política”. Se acopló a él la ultracristinista Anabel Fernández Sagasti (Mendoza), quien disparó: “Tenemos un nuevo récord de Macri, ya que en un mismo día firmó dos DNU -extinción de dominio y frecuencias de Arsat- totalmente inconstitucionales”.

La firma clave en los dictámenes para rechazar los DNU provino de Fiore -interbloque federal-, tal como adelantó días atrás este diario. Sobre la discusión de extinción de dominio, manifestó: “En 2014, el Senado votó un proyecto que pasó a Diputados, donde lo que se hacía era modificar decomiso. Las actuales iniciativas se debatieron en ambas cámaras y ahora Diputados tiene la responsabilidad de aceptar o rever. No está caduco el tema sino en tratamiento”. Por último, agregó que “el problema o uno de los tantos es que las causas demoran años en la Justicia”, y dejó en claro que “el fin no justifica los medios”.

El decreto -de facultades delegadas- que sí recibió el visto bueno de oficialismo y oposición fue el que modificó los gravámenes que se aplican a autos establecidos en el artículo 39 de la ley de impuestos internos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar