Cornejo se despide de EE.UU. con agenda política y económica

Edición Impresa

Llegará el viernes a Washington. Lo acompaña una delegación de empresarios mendocinos que aspiran a consolidar negocios con inversores locales. También habrá tiempo para exponer el panorama político nacional. Cierra en NY.

Alfredo Cornejo saldrá a capitalizar en el exterior sus cuatro años de gestión al frente del Ejecutivo mendocino con un viaje, puntual, a los Estados Unidos, junto al ministro de Gobierno, Lisandro Nieri, para mantener una serie de contactos con empresarios y organismos de inversión y gobierno de ese país.

El destino no es caprichoso. Antes de asumir la gobernación Cornejo viajó a Washington en busca de respaldo financiero al plan económico que planeaba poner en marcha a partir de diciembre de 2015 para sanear las cuentas incendiadas de la provincia.

Con el viento de cola que significaba el alineamiento de su gestión con la prometedora presidencia de Mauricio Macri, los Estados Unidos le abrieron las puertas incondicionalmente. Dos años después, en 2017, Cornejo volvió a la plaza norteamericana para exhibir los logros alcanzados y asegurar así la continuidad de inversiones.

Sin posibilidad de reelección, Cornejo debe garantizar ahora la permanencia de la gestión de Cambia Mendoza en el poder provincial en un contexto macroeconómico mucho menos auspicioso que hace cuatro años. Y el respaldo del país del norte es vital para ese objetivo, más allá de quién termine siendo, finalmente, el candidato del oficialismo.

De paso, el dirigente radical sumará en ese road show capital político a su futuro, aún incierto aunque muy cercano al plano legislativo nacional. “Me siento más útil en la tarea administrativa, y si bien el Congreso no me apasiona, en el marco de un equipo y si el frente quiere que vaya, no me negaría”, reconoció hace unos días en una entrevista con Punto en Común (TV Andina).

Por lo pronto, la delegación oficial mendocina -a la que se sumarán también dirigentes empresarios nucleados en el Consejo Empresario Mendocino- llegará el viernes a Washington, donde expondrá la “experiencia exitosa” de negocios de la provincia ante potenciales inversores. Uno de los lugares será el Wilson Center, una organización no gubernamental dedicada a promover acciones de investigación y diálogo para postular ideas viables sobre problemas globales.

El escenario de la presentación mendocina tampoco es casual. El Wilson Center fue creado en 1968 en homenaje al expresidente Woodrod Wilson, un líder global fundamental durante los años de la primera guerra mundial, cuyo mérito radicó en impulsar políticas intervencionistas en Iberoamérica, pero neutrales en el proceso del enfrentamiento hasta 1917. Premio Nobel de la Paz, su ingreso al bando de la triple entente inclinó, finalmente, la victoria hacia ese lado.

Tanto en la capital de los Estados Unidos como en Nueva York (segunda y última escala del viaje), la agenda incluirá diversos contactos con empresarios, bonistas y representantes de fondos de inversión. Además de un encuentro ineludible con autoridades del Banco Interamericano de Desarrollo, organismo con quien Mendoza forjó una sólida relación financiera.

“Cuando recién arrancaba la gestión fuimos a presentarles el programa de gobierno a los fondos de inversión para que compraran el bono. En el caso de ahora el objetivo es ir a mantener la relación y a llevarles información, es bueno ir porque vamos a contarles cómo nos fue”, indicó Nieri, en declaraciones que realizó el fin de semana a medios locales.

“Tenemos una deuda que administrar, por eso hay que negociar los bonos y la agencia de financiamiento siempre lo hace. No tiene un objetivo de corto plazo. La deuda nuestra sigue en los mercados, un bonista puede vender sus bonos y por eso es que tenemos que cuidarlos para que mantengan su cotización, si no están interesados los venden y valen poco. Si no hacemos esto, cuando hay que salir al mercado, los costos son más altos”, agregó el funcionario.

Esa información de la que habla el ministro de Gobierno no se trata sólo de números mendocinos, sino que también se ajusta a las variables económicas -y políticas- del Gobierno de Macri, a meses de las elecciones nacionales y en medio de la incertidumbre general por el éxito del plan puesto en marcha a partir del acuerdo con el FMI.

Precisamente, Cornejo intentará despejar las dudas del sector empresarial norteamericano el lunes 11 en un desayuno en el Americas Society/Council of the Americas. Allí encabezará una mesa redonda sobre la perspectiva política y económica actual de Argentina.

“Con las próximas elecciones presidenciales el 27 de octubre, y luego de casi cuatro años del presidente Mauricio Macri en el cargo, los oradores analizarán la perspectiva económica y política local, así como los desafíos y oportunidades para el próximo año”, señalan los organizadores.

Al regreso de esta gira, la última como gobernador de Mendoza, Cornejo definirá la fecha de las elecciones provinciales, en medio de la presión de Nación para que no se desdoble el calendario, y la fórmula a la gobernación. La pata política es, en definitiva, un capital político que el mandatario cree tener asegurado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario