G20: el país a prueba con Macri en equilibrio

Edición Impresa

POR LA CUMBRE INTERNACIONAL, HISTÓRICA PARA LA ARGENTINA COMO ANFITRIONA - Ya comenzaron a llegar los líderes del mundo para la cumbre internacional que mantendrá a la Ciudad de Buenos Aires con severas restricciones de circulación a partir de las tres de la tarde, por las medidas de seguridad, que generan tensión ante los acontecimientos lamentables del fin de semana. Mauricio Macri comienza una agenda recargada de protocolo y dos citas clave como serán la entrevista, mañana, con Donald Trump y el domingo con Xi Jinping, en medio de la guerra comercial de esas naciones.

Más allá de provocar la paralización de la Ciudad de Buenos Aires por unos días, la cumbre del G-20 pondrá a prueba al país como anfitrión de los más importantes líderes mundiales que atesoran la mayor parte de la economía del planeta, con todo lo que significa. La organización y la seguridad, son apenas dos de los desafíos que ponen al Gobierno en máxima tensión para resaltar en la vidriera internacional que lo coloca el acontecimiento. Así, además, Mauricio Macri arranca hoy una agenda que abunda en protocolo, pero que también lo mantiene atento a conversaciones clave para la economía del país. Ni más ni menos, se reunirán mandatarios de las naciones que en conjunto abarcan 85% del PBI mundial. Ayer, entre otros, ya llegaron a la capital argentina, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman.

Para el Gobierno, el otro desafío que lo mantiene atento es intentar mostrar y ejercer el equilibrio en un ejercicio diplomático, ya que no puede interceder en las pujas en materia comercial que mantienen Estados Unidos y China, por ejemplo. En ese camino, Macri tendrá, como una de las primeras reuniones bilaterales, el encuentro con Donald Trump mañana, del que se vienen anticipando anuncios como la venta de carnes de la Argentina y el otorgamiento de garantías por parte de los EE.UU. para desarrollos energéticos.

El domingo, Macri recibirá, ya en visita oficial, a Xi Jinping, con quien deberá conversar o formalizar la situación de la participación de empresas chinas en la construcción de represas y centrales nucleares.

Otro tema de interés particular para la Argentina será la reunión con Theres May, para la cual ya se anticipó, el martes, el acuerdo por un nuevo vuelo a las Malvinas. La mayoría de los temas ya fueron analizados, claro, especialmente en la reunión de sherpas, que ayer tuvieron su cuarto encuentro en función de la cumbre.

En ese sentido, para el canciller Jorge Faurie la realización de la cumbre apunta a “ consolidar la presencia argentina en el exterior y capitalizar la relación con cada uno de los países en los que exista una oportunidad, particularmente en materia económica-comercial”.

“Estamos volviendo al mundo y, con esto, perseguimos tener asociaciones estratégicas con muchos países para que haya más trabajo para los argentinos”, dijo Macri durante la cumbre del año pasado en Hamburgo. El G-20 lo componen Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea, pero además participa España (sin voto) como un “invitado permanente” y se suman otros invitados que elige el anfitrión. Macri optó por convocar a Chile y a los Países Bajos.

La cumbre comenzará el viernes formalmente, aunque el programa arrancó el lunes con reuniones preparatoria, cuando lleguen los líderes a Costa Salguero, aunque el propio Macri ya tendrá encuentros y comidas por fuera del programa, hoy mismo. Su agenda incluye reuniones bilaterales no solo con Trump y Xi Jinping. También con Vladimir Putin, con Macron (hoy) con Angela Merkel y entre otros con el japonés Shinzo Abe.

Por la mañana de hoy está contemplado un desayuno de trabajo con Lee Hsien Loong, primer ministro de Singapur, luego se reunirá con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk y más tarde, junto a Juliana Awada, recibirá a Macron y su esposa Brigitte Macron, con quienes mantendrá un almuerzo privado. Por la tarde, Macri se reunirá con el presidente del Consejo de Ministros de Italia, Giuseppe Conte, reunión que coronará con una recepción de honor en el Museo de la Casa Rosada. Finalmente, a la noche Macri y Awada tendrán una cena privada con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y su esposa.

El viernes, entonces, a las siete de la mañana,Macri recibirá a Trump con el desayuno y después tiene cita la canciller alemana Angela Merkel en el despacho presidencial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario