Opiniones

El peligro de invertir en bonos hoy

Para tener hoy algo de rendimiento en bonos hay que resignar calidad. El tiempo de la renta terminó.

Estoy muy contento. Tengo que confesarles que todavía me sorprende la repercusión que tuvo la nota de la semana pasada titulada “Vendan todos los bonos del mundo”.

Hay mucha gente que tiene fondos de bonos en sus portafolios y no tienen idea del riesgo que están asumiendo. El objetivo de esta nota es que se despierten y no se lleven sorpresas desagradables y caras.

Empecemos por dimensionar el problema. La deuda corporativa de los Estados Unidos se encuentra hoy en la astronómica suma de U$S10 Billones (los estadounidenses en realidad dicen U$S10 Trillions):

Boggiano 1.jpg

Para poner esto en perspectiva, en los últimos 9 años, la deuda corporativa de EEUU creció más de un 63%.

Y es que cuando tomar deuda es prácticamente gratis (las tasas de interés están en sus niveles más bajos de los últimos 5.000 años, gentileza de la masiva intervención de los Bancos Centrales), la tentación es grande.

Pero hay algo que es todavía peor. Las empresas no sólo se endeudaron de una manera irresponsable, sino que además utilizaron esa deuda de manera todavía más irresponsable.

¿Cuáles fueron los principales usos de la deuda? Programas de recompra de acciones, pago de dividendos y compras de otras empresas.

Es decir, la deuda se usó para subir artificialmente el precio de las acciones sin generar nada de valor para los accionistas (pero sí jugosos bonus para los directivos de esas empresas).

Solo para que puedan tener una idea de esto, acá podemos ver la explosión de los programas de recompra de acciones:

Boggiano 2.jpg

¿Y qué pasa hoy?

Tenemos un mercado totalmente endeudado y las tasas de interés por el piso.

Para buscar bonos que nos den algo de rendimiento hay que revolver la basura. Olvídense de conseguir eso con deuda de buena calidad.

Se los voy a poner en términos muy prácticos.

Acá les traje ejemplos de lo que rinden hoy bonos de grandes empresas de Europa:

Boggiano 3.jpg

Y acá pueden ver lo mismo pero con grandes empresas de EEUU:

Boggiano 4.jpg

Si queremos armar un fondo con estos bonos, y además pagar todos los gastos del fondo, y pretender que ganen comisiones quienes los venden, estamos fritos. Los números simplemente no cierran porque los costos operativos de un fondo están entre el 1% y el 1,5% (piensen que los fondos también le tienen que pagar de forma regular al ejecutivo de cuentas que les vendió a ustedes!)

Entonces, la pregunta que tienen que hacerse es: ¿Cómo hace quien gerencia un fondo de bonos para alcanzar un “rendimiento razonable” de, digamos, un 3%?.

Muy fácil: revolviendo la basura. Se ve obligado a comprar muchos bonos de baja calidad que rindan “algo”.

Incluso si ustedes compran un fondo que sólo invierte en bonos “Investment Grade”, ese fondo necesita comprar de la calidad más baja dentro de ese universo (BBB) para generar retornos:

Boggiano 5.jpg

Y verán que si los fondos tienen más libertades y pueden comprar bonos “High Yield” (antes llamados “bonos basura”) se verán forzados a hacerlo.

Boggiano 6.jpg

En conclusión, para tener hoy algo de rendimiento en bonos hay que resignar calidad. Es decir, los que piensan que tienen bonos y están invirtiendo con bajo riesgo están muy equivocados.

Y lo que pasará en el futuro cercano no es agradable. En cuanto empeoren las condiciones económicas, la gigantesca montaña de deuda BBB sufrirá bajas en su calificación y eso provocará una venta en masa de estos bonos que se contagiará a otras categorías.

Lamentablemente, el tiempo de la renta terminó. Ha muerto. A partir de ahora, si quieren ganar con sus inversiones van a tener que tomar el timón ustedes mismos y comprar algo que simplemente pueda aumentar de valor. En otras palabras: no hay más renta y van a tener que asumir otro tipo de riesgos para buscar apreciación de valor.

Eso no quiere decir que tengan que hacerse expertos en finanzas, pero sí dedicarle tiempo para entender qué están haciendo y estar dispuestos a hacer cosas diferentes a las que funcionaban en el pasado.

(*) CEO de Carta Financiera

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario