Edición Impresa

Empresas fondearán campaña electoral: Diputados sancionó ley de financiamiento político

Frigerio-Rodríguez Larreta-Vidal blindar sanción. Massismo y PJ ayudaron. La Cámara baja se mantuvo siempre por encima de las 129 adhesiones que necesitaba la ley para ser sancionada en sus votaciones en general y en particular. Gobierno recupera logro de agenda pública en medio del caos preelectoral. Legisladores de la Coalición Cívica se diferenciaron de Elisa Carrió -se cruzó muy fuerte con Nicolás Massot por derrota en Córdoba- y dieron guiño a favor de fondos privados.

En medio del caos preelectoral, y tras 48 horas previas de tensión legislativa, el Gobierno logró la sanción del único proyecto que le interesó a Casa Rosada desde fines de 2018. Con el blindaje de votos propios y opositores peronistas, massistas y silvestres provinciales -tal como adelantó en su edición impresa de ayer Ámbito Financiero-, Diputados dio luz verde a la ley de financiamiento político, que establecerá un sistema mixto de fondos públicos y privados que deberán ser bancarizados (ver aparte).

Ante un océano de dudas que llegaban desde las terminales legislativas de Jefatura de Gabinete -que comanda Marcos Peña-, el PRO lanzó desde inicios de esta semana al tridente conformado por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, para sellar votos propios y ajenos. Anoche, legisladores macristas se deleitaban con la mini división que se dio ayer en la Coalición Cívica al momento de votar el artículo que permitirá el aporte de privados, con dos diputados que se diferenciaron de Elisa Carió y apoyaron el texto.

La votación en general obtuvo 148 adhesiones, mientras que el cristichavismo, la izquierda y legisladores sueltos del peronismo y fuerzas provinciales sumaron 68 rechazos. Para esa instancia y para el tratamiento en particular del proyecto era clave mantener 129 votos, ya que la ley necesitaba mayoría absoluta. De allí la importancia de las llamadas telefónicas de Rodríguez Larreta, Vidal, más las clásicas apariciones de Frigerio y su vice, Sebastián García De Luca. También aportaron lo suyo el presidente de Diputados y peronista con témpera PRO, Emilio Monzó, y el jefe del macrismo en esa Cámara y ahora megasilencioso Nicolás Massot.

Para defender el proyecto en el recinto, Cambiemos se apoyó en el experimentado Pablo Tonelli (PRO) y en el radical Diego Mestre. Desde la oposición que acompañó la iniciativa fue contundente -anticipó el destino de la iniciativa- Graciela Camaño, la jefa del Frente Renovador que responde al siempre serpenteante Sergio Massa. De hecho, el zigzagueante tigrense ayudó en las últimas semanas al oficialismo a la hora de dividir el peronismo, con sus idas y vueltas con respecto al cristichavismo.

“Nosotros planteamos disidencias, pero tampoco vengamos acá a hacer discurso de la locura o hacernos los asustados, o a decir que ponemos en juego la democracia sólo por el método de financiamiento y la posibilidad de financiar campañas pero no de costado o por debajo de la mesa, sino con una ley con mucha claridad y muchas cosas que han puesto incluso desde el bloque Frente para la Victoria”, disparó Camaño. Lo que sí compartió -más allá del voto- casi toda la oposición fue la ventana que deja abierta la ley con respecto a causas penales relacionadas con las campañas que podrían derivar en el fuero federal con competencia electoral, situación más conocida como “fuero de atracción”. Allí ubicaron el grave expediente de los supuestos aportantes truchos de Cambiemos en territorio bonaerense de 2017.

El cristichavismo utilizó como base de su rechazo un proyecto de Máximo Kirchner que buscaba un fondeo público. “Sólo el 22% de 180 países tienen financiamiento puramente estatal”, anticipó Mestre al inicio de la discusión. “El reparto estatal genera mayor igualdad, equidad, no diferencia entre partidos pro obreros y los que defienden a las empresas. Estamos de acuerdo con la banzarización de aporte, el aumento de los fondos por elector para impresión de boletas, pero en términos generales es un retroceso”, replicó el jefe del FpV, Agustín Rossi.

Insultos y decadencia

Carrió se cruzó feo con Massot en inmediaciones del recinto por la derrota de Córdoba. La referente de la Coalición Cívica le dijo “hijo de puta” y lo criticó por haberse borrado de la elección provincial. El legislador la acusó de ser un agravante en ese traspié y luego fue separado por Carla Carrizo, según confiaron a este diario testigos de un cariñoso encuentro que pincela el descontrol que tiene el oficialismo en esa cámara. “Pese a todos estos líos, sacamos la ley”, celebraron anoche desde Casa Rosada.

Ministerio Público

Después de desordenados meses y el bloqueo opositor contra Carrió, la comisión bicameral de seguimiento del Ministerio Público buscará reunirse hoy para actualizar sus autoridades. Allí, el oficialismo intentará ubicar en la presidencia a la diputada Silvia Lospennato (PRO), quien responde a Monzó.

La oposición espera con ansias esta reunión. De hecho, el cristichavismo empuja desde hace largas semanas que la bicameral en cuestión adopte en su agenda todo el D’Alessio-Gate y sus conexiones con el fiscal del expediente de los “cuadernos-coimas”, Carlos Stornelli. Esta causa derivó en detenciones de funcionarios cercanos al matrimonio Kirchner.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora