"Candyman": justificada remake

Espectáculos

En medio de tantas remakes de films de terror de los ’80 y ’90 que nadie necesita, había uno que calificaba para regresar en la era del “Black Lives Matter”. Por supuesto, era “Candyman”, la formidable película sobre un ser sobrenatural negro que aparecía para cometer sus horrendas fechorías. Basado en el relato de Clive Barker -llamado el Stephen King británico, aunque tiene una identidad propia-, el director del “Candyman” original, Bernard Rose, había logrado no sólo un gran film de terror, sino también un tour de force narrativo, pues la estructura argumental de su film era única: la primera mitad estaba destinado a la investigación realista de una antropóloga que estudiaba mitos urbanos, la segunda llevaba al espectador a un mundo fantástico dominado por el personaje del título, encarnado magistralmente por el ominoso Tony Todd munido de un gancho en su muñón y con su ejército de abejas a cuestas.

El primer punto a favor de esta remake inesperadamente buena es el regreso de Tony Todd, esto a pesar de que no es una secuela ni precuela, sino una revisión del mito. Y otro detalle atractivo es la lucidez con la que la directora Nia DaCosta juega con los nervios del espectador, sabiendo que nosotros ya sabemos lo que pasa cuando algún temerario repite cinco veces el infame nombre frente a un espejo. La nueva “Candyman” tiene la dosis exacta de sustos y gore sin pasarse de la raya, incluye algunas imágenes portentosas, y enfatiza, a veces un poco demasiado, el mensaje antirracista que ya estaba en el original, pero sin volverse obvia. Además tiene el gran don de no tomarse demasiado en serio, ya que finalmente esto no es otra cosa que una película de terror.

“Candyman” (Canadá - EE.UU., 2021). Dir.: N. DaCosta. Int.: Y. Abdul, T. Parris.

Dejá tu comentario