Dolor por la muerte del baterista Martín Carrizo

Espectáculos

Martín Carrizo, baterista y productor de larga trayectoria en el rock argentino, que fue integrante de A.N.I.M.A.L y acompañó al Indio Solari y a Gustavo Cerati, entre otras grandes figuras, murió ayer la la madrugada a los 50 años tras una larga lucha contra una esclerosis lateral amiotrófica (ELA). El 3 de enero, el artista había cumplido años y se había manifestado de manera cruda en las redes sociales, con un mensaje en el que afirmaba que creía que no iba a llegar vivo a esa fecha, aunque se mostraba esperanzado. Un mes antes había expresado por la misma vía que estaba viviendo “un infierno” y que estaba “agotado”, aunque, lejos de dar señales de resignación, sacaba a relucir sus ansias de seguir dando batalla.

El músico había intentado un costoso tratamiento en Estados Unidos que había mejorado su motricidad, gracias a la ayuda de muchos de sus colegas que organizaron conciertos para recaudar fondos, pero debió abandonarlo ante la imposibilidad de seguir financiándolo.

A Carrizo le habían diagnosticado esta enfermedad cuando era parte de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado y, de a poco, se vio obligado a abandonar la actividad ante el avance de las dolen
cias.

El baterista contaba hasta allí con una trayectoria que tuvo su primer hito cuando en 1994 se sumó a A.N.I.M.A.L., y en perfecto ensamble con Andrés Giménez y Marcelo “Corvata” Corvalán, aportó al sonido definitivo que iba a consagrar al grupo como el más destacado en la escena nu metal, a nivel local y latinoamericano.

Dejá tu comentario