El infierno de Brian Wilson hecho buen cine y música

Espectáculos

A los 80, y con sus perturbaciones psíquicas de siempre, el ex Beach Boy protagonizó un gran film sobre su vida y lanzó dos nuevos discos.

Uno de los dramas más turbulentos en la historia del rock’ n roll es el de la vida de Brian Wilson, el líder de los Beach Boys. El autor de clásicos como “Good Vibrations” vive una existencia llena de perturbaciones psicológicas: a los 20 años empezó a escuchar voces que le decían cosas horribles, le diagnosticaron esquizofrenia, a lo que sumó largos años de abuso de alcohol y drogas, más 9 prácticamente prisionero de un psiquiatra experto en terapias extremas, y varias operaciones de columna.

Actualmente, Wilson, que el año que viene cumplirá 80 años, sigue escuchando las mismas voces enloquecedoras en su mente, pero aprendió a manejarlas a través de la música. De eso trata su flamante película “Brian Wilson: Long Promised Road”, que acaba de tener un estreno limitado en los Estados Unidos y que pronto aterrizará masivamente en el streaming. Pero además Wilson tiene dos nuevos discos, uno es el sountrack del film, que incluye un nuevo hit “Right Where I Belong”, grabado junto a Jim James de la banda My Morning Jacket, y una sorpresa, el álbum “At my piano”, donde el genio de la música surf (que, tal como cuenta en el film, nunca supo surfear) interpreta algunas de sus más celebradas composiciones sólo en el piano, empezando por la que según Paul McCartney es la mejor canción de todos los tiempos, “God Only Knows” en una magnifica y etérea versión instrumental.

Por supuesto McCartney aparece en una escena de archivo del film, pero los que sostienen la narración celebrando el genio de Brian son varios artistas como Bruce Springsteen, Elton John y el director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel, que quizá sea quien sabe definir mejor las cualidades de su música.

“Long Promised Road” no es el típico rockumental con actuación en vivo y entrevistas. Fiel a su titulo, es una road movie en la que Brian Wilson y su amigo, el editor de Rolling Stone, Jason Fine, viajan en auto por los sitios más importantes en la vida del Beach Boy, es decir todos aparentemente encantadores pero que esconden los más oscuros fantasmas en la vida del protagonista.

Wilson nunca fue precisamente un gran hablador, por lo que el film es un desafío para Brent Wilson (no pariente de Brian) que documentó grandes momentos en la vida de muchas estrellas de rock e incluso de Bill Clinton, pero que asegura que este es su gran trabajo, ya que en teoría era una misión imposible. La estrategia de hacer que Fine lo conduzca por el camino de su vida rinde, y Brian Wilson habla con una libertad, pero siempre con cara de susto y mirando por el rabillo del ojo algún monstruoso alien imaginario, y revelando como si nada historias de andanzas drogonas (en una de las cuales el relato pasa a Elton John, que obviamente estuvo por ahí) y en forma más dramática y hasta espeluznante las pérdidas de sus hermanos, y los 9 años “preso con el psiquiatra”, donde el relato se pone tremendo. Pero siempre la música, y la evidencia de la sanación sonora de Wilson en “At my piano” una joyita donde Wilson, sin ánimo de virtuoso ni pretensión alguna, repasa sus mejores canciones, hits o no hits, en una veta armoniosa y feliz como la que finalmente siempre fue la que transmitió su obra más allá de sus fantasmas interiores.

Dejá tu comentario