Hubo más famosos que otros años en diplomas de APTRA

Espectáculos

Con amplia concurrencia de actores, conductores, managers, prenseros, los habituales colados y hasta huéspedes del Hilton echando un vistazo a la farándula, se realizó anteanoche la entrega de diplomas de los Martín Fierro, cuya ceremonia será el 29 de mayo en el mismo hotel. Como todos los años, la incógnita estuvo en el Oro pero esta vez «on line», nuevo invento de APTRA para votar el premio mayor vía Internet y, también como cada año, el catering fue generoso en quesos, fiambres y un solo plato caliente: pollo al champignon. Hubo además postres y champagne, por lo que varios «alegres» hicieron comentarios poco oportunos y otros tantos se apuraron a escapar para evitar hacer papelones o quizá para evitar tanta sobriedad.

Uno de los más eufóricos fue Roberto Pettinato, aunque no por tomar champagne pues ni siquiera se acercó a la mesa, fóbico al pelotón de noteros, infiltrados y potenciales infiltrados, que esperaban desde temprano fuera del hotel a que alguien se distrajera y los dejara entrar. Pettinato llegó con look John Lennon, dio notas sólo a las cámaras de TV, subió a recibir su diploma y evitó cualquier otro tipo de contacto.

Pasearon por el salón Nacha Guevara, Guillermo Francella, Enrique Macaya Marquez, Rodrigo de la Serna, Enrique Pinti, Pinky, Juan Alberto Mateyko, Juan Alberto Badía, Andrea Politti, Carola Reyna, Alejandro Fantino, Raúl Portal y Matías Martin, entre otros, mientras la euforia de Pettinato seguía imponiéndose a la del resto. «Hago acto de presencia sólo para que los de APTRA me vean y me voten», decía.

Otro que ofreció un show en el escenario fue Jorge Guinzburg: actuó una escena de seducción y acoso con Maby Wells, quien anunciaba las ternas junto con Freddy Villarreal y sólo se limitó a reír y agarrarse la pollera para evitar que Guinzburg se le fuera la mano. En vano, pues las manos se le terminaron yendo, mientras la barra de «Mañanas informales» festejaba. Ernestina Pais, Mario Mazzone, el payaso Mala Onda y la productora y mujer de Guinzburg, Andrea Stivel, ya perfilan como una de las mesas más revoltosas el 29 de mayo.

A Mirtha Legrand le armaron una suerte de living vip y escolta con guardaespaldas para que se sintiera agasajada y cuidada. «Canal 9» la convocó especialmente -además de estar nominada a mejor conducción- para publicitar la entrega de la que será nuevamente anfitriona, con rotación de galanes que la secundarán.

Esa y otras muestras de seducción por parte de la emisora responden a la intención de Daniel Hadad de convencerla para que regrese a la conducción de los almuerzos. Legrand dijo a este diario que, en estos días, resolverá si sigue en «América» o finalmente firma con «Canal 9», para comenzar su programa antes del Mundial. Dijo además que quiere tener en su mesa a la mayor cantidad de futbolistas pues «soy muy futbolera, aunque no viajo a Alemania. Me quedo en casa y miro los partidos por televisión». También se quejó Legrand porque actualmente repiten sus almuerzos sin haberla consultado y no reveló los requisitos que puso para aceptar la conducción. El año pasado había exigido la alfombra antideslizante para evitar resbalones, camarín de lujo y tres cambios de vestuario, entre otros pedidos.

APTRA cobró de «Canal 9» 300 mil pesos en concepto de derechos de televisación y la transmisión volverá a ser en duplex con Radio Diez. No faltarán los habituales canjes y beneficios para los miembros de APTRA: si el año pasado lograron que se sorteara un auto 0 KM entre los miembros, esta vez «Canal 9» les prometió un televisor a cada uno, mínimo 21 pulgadas. De los tres autos que sorteaban el año pasado (APTRA, famosos y público) «solo mantuvimos el de la audiencia para que pueda votar vía 0-600» explicó Carlos Sciaccaluga, presidente de la asociación.

Otro acuerdo de APTRA vía Martín Fierro es el plan de televisión por cable, que se gestionó hace años cuando los miembros insistieron en que para votar los Martín Fierro a la TV paga les debían regalar el abono. Pero algunos se siguen quejando pues sólo cuentan con el básico, que no incluye fútbol codificado ni canales adultos.

La balanza se inclinó por «Canal 9» porque le garantizaba a APTRA todos los pedidos. En realidad, ninguna emisora mostró interés como el año pasado, cuando habían avanzado las conversaciones con «Telefé». Pero los dejaron de lado porque «Canal 9» pagaba un poco más. Cuentan que Daniel Hadad siempre ofrecía en las rondas de negociación una cifra mayor que terminara en 710, como la frecuencia de su AM Radio 10. Sin embargo, lo que más hirió a APTRA el año pasado, fue que «Telefé» rechazara a los miembros de la asociación como presentadores por su falta de glamour.

Respecto de la votación del «oro on line», se dudaba de su implementación por cuestionestécnicas, pero la nueva ocurrencia apunta a que los votantes salgan del salón durante los últimos cortes y voten a través de Internet. Resultaría por demás engorroso por varias razones: el centenar de miembros APTRA necesitarían varias máquinas próximas al salón de fiesta y muchos de los detractores del sistema «on line» temen lobbies durante la cena.

Hasta ahora, para evitar cualquier clase de filtraciones, se vota con un sistema digital, pero durante la tarde. Para votar on line a la noche, se temen cuelgues del sistema, interferencias con las ondas de los celulares (figuraron entre las opciones para el voto del oro) y hasta hablaron de hackeo. ¿Habrá un hackeador experto que tenga algún interés en infiltrarse en APTRA? Aunque en la TV paranoica actual, nada se descarta.

Dejá tu comentario