"Mi heroína luchaba contra algo más que las arrugas"

Espectáculos

Virginia Innocenti interpretará a la bella heroína pampeana de «La novia de los forasteros» de Pedro E. Pico (1882-1945) en una nueva versión escrita por Roberto Cossa y dirigida por Rubens Correa, que se estrena hoy en el teatro oficial Regio (Córdoba 6056). Completan el elenco, Aldo Braga, Antonio Ugo, María Figueras, Pablo Machado, Norberto Gonzalo, Pepe Mariani, María Luz Morteo, Paula Villanustre y el Grupo de Titiriteros del Teatro San Martín, dirigido en esta ocasión por Adelaida Mangani.

«Esta versión de Tito Cossa tiene un final mucho menos esperanzador
-adelanta Innocenti en diálogo con este diario-, como si hubiese limpiado el tono costumbrista del original otorgándole una mayor universalidad a su historia». La actriz de «Confesiones de mujeres de 30» y «Sonata otoñal» está muy entusiasmada con esta nueva propuesta dramática, que tiene notables antecedentes: en 1942 fue llevada al cine con Aída Alberti, Eloísa Cañizares, Guillermo Bataglia y Pepita Serrador. En 1962 la estrenó Dora Baret en el Teatro San Martín con la Compañía Nacional y en 1968 la repuso Cipe Lincovsky.

Mientras aguarda el estreno en Buenos Aires de « Iluminados por el fuego» (film sobre la Guerra de Malvinas de Tristán Bauer que acaba de ser premiado en el Festival de San Sebastián), la Innocenti cantante también se prepara para presentar, a partir del sábado en «Clásica y Moderna», su último CD «Habrá».

Periodista:
¿Qué más puede anticipar de esta nueva versión de «La novia de los forasteros»?

Virginia Innocenti: Más allá de que el título suena a película de cowboys y de que Rubens Correa decidió ubicar la acción en el treinta y pico, es decir diez años más tarde que en el original, lo que cuenta esta historia es universal. Habla de cómo podemos quedar atrapados en el personaje que nosotros mismos creamos o que los otros nos adjudican. En este sentido, no tiene ninguna importancia que la obra sea de época o transcurra en la actualidad, porque sus temas son propios de la esencia humana. Otro protagonista muy importante es el ferrocarril. Rosalía vive pendiente de la llegada y la partida del tren. Y si pensamos que muchos lugares de nuestro país existían porque por ahí pasaba un tren y después quedaron desmantelados... es un tema de profunda resonancia para el espectador. Lo mismo que el tema de los mandatos y de esos papeles que quedan determinados por la moral de la época, por las reglas sociales, por la historia familiar, en fin esas trampas de las que uno no puede librarse y que le impiden poder ser quien realmente desea ser.


• Personaje

P.: ¿Cómo definiría a Rosalía?

V.I.: Es una heroína romántica que en algún punto decide actuar su destino. Todos dicen que ella es muy mágica y especial. En realidad, es alguien que tiene un poco más de vuelo para la época y el lugar en donde vive. Ella sueña con encontrar un hombre que no tenga la chatura y los prejuicios de los lugareños, pero finalmente es como esas aves de alas cortas, que no están dotadas para echarse a volar, y sin embargo logra que su hermana, diez años menor que ella, pueda hacerlo.


P.:
Ser mujer en aquella época y en un pueblo de La Pampa no debe haber sido nada fácil.

V.I.: Bueno, no nos engañemos, en la actualidad hay otras trampas en las que una puede quedar atrapada. Ahora está muy de moda pelear contra el tiempo, las arrugas y la vejez, hay un mandato de juventud eterna. Esas también son exigencias muy difíciles de sobrellevar para las mujeres, además de que la neurosis puede hacer estragos en cualquier época.


• Manuelita

P.: Cambiando de tema ¿Así que que incluyó en su CD una versión muy irónica de «Manuelita la tortuga»?

V.I.: Es una versión virada al tango que la gente festeja mucho, porque en definitiva habla de un tema muy actual, las cirugías estéticas. También hago algunos temas de Liliana Felipe, otro de Bertolt Brecht, hay cinco canciones con letras mías y también interpreto algunos tangos como «Uno» y «Garúa» en versiones bastante raras.


P.:
Usted cultiva un estilo muy ecléctico como cantante ¿Será que, como actriz, quiere probar también ahí distintas emociones?

V.I.: Es probable. Los temas que hago abarcan los estilos y melodías más diversos. Al igual que Kevin Johansen yo también tengo que definirme como una cantante algo degenerada porque no hay ningún género que pueda contener todo lo que yo hago. Este disco ya lo presenté en La Trastienda y la idea es seguir mostrándolo. En general, el público se divierte y se emociona con este show, así que me gustaría poder hacerlo en espacios más grandes para que la gente se entere y venza el prejuicio de ver a una actriz cantando. Pueden gustarles o no los papeles que hice, pero para conocerme como cantante tienen que venir a escucharme.

Entrevista de Patricia Espinosa

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora