20 años de la muerte de George Harrison: mucho más que el "beatle callado"

Espectáculos

Sin lugar a dudas uno de los músicos más importantes e influyentes de la historia dejaba este mundo un día como hoy dos décadas atrás

Se dijo muchas veces, se sigue diciendo aun hoy, y digamos que se repitió demasiado que George Harrison era el "beatle callado". Sin embargo la historia de The Beatles, a esta altura, se ha encargado de demostrar que esa definición estaba bastante alejada de la realidad.

No hace falta ir demasiado lejos en el tiempo para comprobar que Harrison era mucho más que el "beatle callado", basta con ver la serie documental que estreno recientemente la plataforma de streaming Disney+: "The Beatles: Get Bak". La monumental obra a cargo del director Peter Jackson realizada a partir de casi 60 horas de material inédito de la banda registrado por Michael Lindsay-Hogg en 1969 para el proyecto "Let It Be", deja ver mucho de la dinámica interna de los cuatro de Liverpool.

En "The Beatles: Get Back", vemos a John Lennon en una relación casi simbiótica con Yoko Ono, Ringo Starr en un papel que pasaba de observador a alivio cómico, y a Paul McCartney en un rol que a veces roza la del "director/dictador" de orquesta. McCartney intenta llevar "orden" y reconoce que cae en ese papel de mandamás aunque no le guste hacerlo. Es precisamente allí y ante esa situación donde George Harrison hace sentir su voz, su sarcasmo, sus planteos, y el hecho de abandonar la banda en plena grabación dan muestra de un carácter a la altura del lugar que ocupa en la historia de la música, si alguna vez fue subestimado por el resto de la banda esta claro de que eso ya no volvería a pasar.

Si vamos a lo que puede llamarse el principio de la historia, justamente George y Paul eran amigos desde sus días de escuela a pesar de ir a grados diferentes, entre recreos y los viajes de ida y vuelta establecieron una estrecha relación. Seguramente mucho tuvo que ver los gustos musicales en común que tenían, fue Paul quien convenció a Lennon de sumar a Harrison a The Quarrymen, la banda antecesora a The Beatles. Al principio, John, dos años mayor que George, se negó porque lo consideraba demasiado joven para su grupo, pero el talento de George lo hizo cambiar de opinión.

Esta cuestión de la edad y la juventud de Harrison fue algo que generaría cierto patrón en la dinámica del grupo, John y Paul asumirían el liderazgo creativo dejando a Harrison en cierta forma relegado desde este aspecto.

El éxito cosechado por The Beatles fue abrumador, la llamada "Beatlemanía" se hizo sentir a lo largo y a lo ancho del mundo. Las canciones firmadas por Lennon/McCartney sonaban en todos lados, "Don't Bother Me" fue la primera composición de Harrison. Según él quería ver "si era capaz de componer una canción", esta fue incluida en el álbum With the Beatles de 1963 y en su versión estadounidense, Meet the Beatles!, de 1964.

image.png

Su acercamiento a la cultura india a través de la música de Ravi Shankar, y su incursión en ella, permitió la introducción de la misma en la cultura occidental. Poco a poco sus composiciones fueron ganando terreno dentro de la banda, pasando de un segundo plano a competir con las composiciones de Lennon y McCartney en materia de calidad. Algunas de las más notables de esos años son: "Taxman", "Blue Jay Way", "While My Guitar Gently Weeps" (con Eric Clapton en la guitarra), "Savoy Truffle","Here Comes the Sun" y "I Me Mine", entre otras.

Un párrafo aparte merece "Something", según Frank Sinatra “la mejor canción de amor de los últimos 50 años”, fue dedicada a su primera esposa la modelo Pattie Boyd, con quien se casó en 1966.

Llegando al final de los sesenta y retomando lo dicho más arriba en esta nota, el final de The Beatles encontraba a la banda sumergida en una fuerte disputa interna, "Tocaré lo que quieras que toque o no tocaré nada si no quieres que toque nada. Todo lo que sea por complacerte, lo haré" se escucha decir a Harrison en respuesta a un comentario de McCartney.

Con el final de la banda y en uno de sus puntos más altos como compositor, la carrera en solitario de Harrison comenzaría con uno de sus discos más alabados, el triple "All Things Must Pass". El álbum alcanzó el puesto 1 en las listas de éxitos británicas y estadounidenses, con los sencillos de "My Sweet Lord" e "Isn't It A Pity". Este disco sirvió para confirmar su talento por fuera de The Beatles, y el reconocimiento del publico para algo que en el ambiente de la música se sabia, el talento musical y compositivo de Harrison.

“Escribir por mi cuenta se volvió la única forma de hacerlo porque así fue cómo empecé. En consecuencia, con el correr de los años nunca logré componer con nadie y terminé un poco aislado” afirmó Harrison años más tarde.

image.png

Harrison es acreedor de otro hito en la historia del rock, fue el primer musico en organizar un concierto por una causa benéfica. Su Concert for BanglaDesh el 1 de agosto de 1971 reunió a cerca de 40.000 personas en torno a dos espectáculos organizados en el Madison Square Garden de Nueva York con el fin de recaudar fondos. George armó un súper grupo integrado por Ravi Shankar, Ringo Starr, Bob Dylan, Billy Preston, Leon Russell y Eric Clapton, entre otros, y dio una histórica presentación que quedó inmortalizada en una película y un LP que ganó el Grammy a Álbum del Año.

Su carrera en los setena continuó con grandes discos como "Living in the Material World", "Dark Horse", "Extra Texture (Read All About It)" y "Thirty Three & 1/3".

En el año 1977 se separa de su esposa Pattie Boyd, quien dos años más tarde se casaría con Eric Clapton, uno de los amigos más cercanos de Harrison. A pesar de esto, ambos siguieron manteniendo una fuerte amistad; de hecho, en la boda de Eric con Pattie, George tocó con Paul McCartney y Ringo Starr.

El 2 de septiembre de 1978, Harrison contrajo matrimonio por segunda vez con la mexicana Olivia Trinidad Arias. Poco tiempo después, nacería su primer y único hijo, Dhani Harrison.

La llegada de la década lo encontró siendo el primero de The Beatles en escribir su biografía. El asesinato de John Lennon el 8 de diciembre de 1980, provocó en Harrison una grave conmoción, debido en parte a su escaso contacto con Lennon y al enfado de este por no verse mencionado en su autobiografía. La muerte de Lennon forzó a Harrison a rodearse de medidas de seguridad en su mansión de Friar Park, en Henley-on-Thames.

La canción "All Those Years Ago", sirvió de tributo a Lennon en su álbum Somewhere in England. Con Ringo en la batería y con Paul y Linda McCartney en los coros, tanto el álbum como el sencillo, publicados en 1981, recibieron buenas reseñas por parte de la crítica musical, alcanzando el puesto 2 en las listas de éxitos estadounidenses.

En 1987, lanzaría el disco Cloud Nine, uno de sus álbumes más alabados por la crítica, producido por Jeff Lynne, alcanzó su tercer número 1 en Estados Unidos con el sencillo "Got My Mind Set On You". "When We Was Fab", un tema retrospectivo de su etapa con The Beatles, supuso también un notable éxito.

El siguiente gran suceso de esta década fue "The Traveling Wilburys", un supergrupo que integró junto a Bob Dylan, Tom Petty, Jeff Lynne y Roy Orbison. Todo comenzó a raíz de la grabación del tema "Handle With Care", Harrison convocó al resto y todo derivó en la creación de la banda que llegaría a grabar dos álbumes antes de su disolución.

Entre 1994 y 1996, emprendió junto a Paul McCartney y Ringo Starr el proyecto Anthology, incluyendo la grabación de dos nuevas canciones de The Beatles a partir de demos caseros de finales de los 70 donde John Lennon tocaba el piano y cantaba. Asimismo, el proyecto incluía un recorrido visual por la carrera musical del grupo, con entrevistas a los tres miembros supervivientes.

image.png

A mediados de los 90, y debido en parte a su condición de fumador, Harrison libró una batalla contra el cáncer, siendo eliminado en sucesivas operaciones primero de la boca y posteriormente del pulmón.

El 30 de diciembre de 1999, un intruso irrumpió en la casa de Harrison, él y su mujer, Olivia, se enfrentaron al intruso y lo redujeron para posteriormente ser trasladado a dependencias policiales por la autoridad. George sufrió varias heridas cortantes, tras el atentado pasó semanas de recuperación en el hospital

Michael Abram, de 35 años, declaró que estaba poseído por el espíritu de Harrison y que era una misión concebida por Dios el matarle. Más tarde fue trasladado a un sanatorio mental. Tras el suceso, Harrison quedó relativamente traumatizado y limitó aún más sus apariciones públicas.

Lamentablemente nunca superó del todo este incidente y en 2001 los tumores regresaron a sus pulmones e hicieron metástasis en el cerebro. El 29 de noviembre, a los 58 años, perdió la batalla y todo fue tristeza. George Harrison dejaba este mundo, demasiado pronto se apagaba la vida de uno de los músicos más importantes e influyentes de la historia.

Dejá tu comentario