Francisco Fattoruso: "Son épocas de volver a melodías históricas"

Espectáculos

Desde Gardel y Los Beatles a Fito Páez, sus nuevas versiones se apoyan en una modalidad diferente de su bajo, que le diseñaron en el país.

“Este es un disco pandémico, lo grabé de manera remota durante parte del año pasado y de este 2021”, cuenta a este diario, desde Los Ángeles, el músico uruguayo nacido en Las Vegas, Francisco Fattoruso. “Como por mi actividad de productor ya estaba acostumbrado a hacer trabajos remotos, donde te mandan varias partes de la música y las unís en tu estudio, pero esto se intensificó, desde ya, el año pasado. Cuando empecé el disco tenía un buen programa de grabación que permite mandar demos con la base y estar ahí cuando el otro músico, desde otro país, va grabando su parte. Funciona casi igual que estar detrás del vidrio en un estudio de grabación”.

“Épocas”, tal el titulo del nuevo disco del exbajista de los Ilya Kuriakin, surgió de una idea de este multiinstrumentista al experimentar con el bajo fretless (sin trastes) que le hicieron los fabricantes de instrumentos argentinos de la marca Swan: “Yo empecé tocando teclados y guitarra, y luego me centré en el bajo. Pero el bajo fretless, un instrumento que inventó Jaco Pastorius, permite algo poco común y es que el bajo sostenga la melodía. En medio de la pausa que supuso 2020 grabé versiones de temas muy conocidos pero hechas para que las voces sean reemplazadas por mi bajo. Empecé con una canción de Los Beatles, “Mother’s Nature Son”, y pronto estaba con un amigo argentino pero que creció en los Estados Unidos y por eso no conoce mucho de nuestra música. Escuchar juntos “Muchacha ojos de papel”, de Spinetta, fue una experiencia emotiva y por eso la ubiqué como primer track del disco”.

Entre los nueve temas que conforman “épocas” hay clásicos de todos los tiempos, desde “Volver” de Carlos Gardel (con una intro bien milonguera a cargo de la guitarra criolla de Nicolas Ibarburu), hasta una original versión del “Hit The Road, Jack” que cantaba Ray Charles. Y por supuesto, como buen hijo del genio Hugo Fattoruso, el de los legendarios Shakers y el grupo de jazz rock setentista Opa, hay un cover del hit del beat rioplatense “Break it All” (“Rompan todo”). “Claro que es una versión distinta” dice Fattoruso hijo, “ y aquí fue más difícil porque es una canción que no solo conozco muy bien, sino que siempre suelo tocar en vivo en cualquier concierto; también la canto pero en el formato original de rock and roll, mientras que aquí solo el bajo hace referencia a lo que seria la letra del tema”.

El último tema del álbum es un dueto entre padre e hijo, con Hugo Fattoruso en piano Rhodes y sintetizador Moog, en una formidable versión de “Amparo”, de Jobim. “Tal vez sea el único tema del disco que no es un hit, aunque en los ’70 tuvo una versión cantada por Chico Buarque exitosa en Brasil, donde es muy conocida, pero no así en Argentina ni en Uruguay”. También hay un tema cantado por Julieta Rada, “El amor después del amor” de Fito Paez, “Con Julieta somos como familia, ya que mi viejo y Rubén Rada siempre fueron muy cercanos. Y yo admiro mucho a Fito, ya que lo conozco desde chico cuando fui a la Argentina”.

Francisco Fattoruso esta instalado hace cuatro años en Los Angeles, lugar que eligió porque “es a la música lo que Hollywood es a la industria del cine. Yo aquí trabajo como productor, sobre todo de bandas uruguayas, pero también toco partes de bajo en muchas grabaciones, y suele ir a tocar a iglesias donde hacen música gospel. Los Angeles es una ciudad donde literalmente hay miles de estudios de grabación, y eso supone un verdadero desafío”.

Le preguntamos sobre las circunstancias que llevaron a que su nacimiento ocurriera en Las Vegas, algo curioso ya que si bien uno puede conocer gente que se casa en esa ciudad, no es común que nadie nazca en la ciudad del pecado. “Si, es raro”, reconoce. “Era la época del grupo Opa, y de pronto a mi viejo le pidieron que arme una banda de músicos disco. Se suponía que iban a tocar un par de veces, pero en Las Vegas, cuando algo funciona, te atrapan y no te dejan ir nunca mas. Así que mamá llegó embarazada de cuatro meses, y no pudo ir a dar a luz en otro lado. Hasta el día de hoy, cuando paso Migraciones en un aeropuerto, los tipos se quedan mirando extrañados y me preguntan cómo es que nací en Las Vegas”.

Temas

Dejá tu comentario