La luz, centro de una notable exposición

Espectáculos

Intervienen, entre otros, los artistas Gabriela Antenzon, Esteban de Boecky Mónica van Asperen.

Eduardo Zanela, director del Taller de Fotografía de la Facultad de Arquitectura de la UBA entre otras tareas docentes, es también un destacado artista visual de extensa trayectoria nacional e internacional. Su producción se centra sobre procesos ópticos de formación de imagen (proyección, reflexión, refracción) aplicados a fotografía, videos e instalaciones.

En la muestra “Luz y Fuerza” actúa como curador y puede verse virtualmente por @uadeart. Según su texto introductorio, “la selección de obras toma en cuenta la delgada línea que separa el trabajo material y conceptual con la luz en el arte contemporáneo con la de disciplinas afines: la arquitectura y el diseño”. Sus referentes, entre otros, son Dan Graham, Bruce Nauman y Dan Flavin. Zanela convocó a seis artistas que usan “la luz en cuyos reflejos, como faros, guían nuestros pensamientos hacia el universo de las ideas”.

Gabriela Antenzon y Esteban de Boeck presentan “Bomboneras de luz”, 56 círculos en materiales descartables, cilindro de cartón, láminas de espuma de polieturano, etc. Benjamín Ossa (Santiago de Chile, 1984) aborda problemáticas de percepción entre individuo y espacio al utilizar la luz como material y herramienta de trabajo. En Buenos Aires se vieron obras suyas en Aldo de Souza y en el MACBA en 2017. Se pregunta: “¿cómo trabaja mi cerebro con diferentes intensidades de luz?” Así sustenta su obra. La que presenta está realizada en acero al carbono esmaltado y sistema de iluminación.

Luis Rodríguez presenta seis módulos MDF (tableros de fibra de densidad media), tubos de luz led, cristal espejado y espejo, material que ya trabajó en una serie que presentó en la Galería Cecilia Caballero hace unos años.

Arturo Peruzzotti se radicó en París donde trabajó en arquitectura y en la iluminación de la Opera de París- Bastille. Al regresar a la Argentina fundó su estudio dedicado a la iluminación. Desarrolla instalaciones lumínicas, experimentando sobre la relación existente entre la luz, el color, la materialidad y la percepción del espacio. En este caso ha intervenido y modificado la percepción de un espacio de UADEart convirtiéndolo en un lugar para el silencio y la reflexión.

Conocimos la obra de Mónica van Asperen en 1998, artista argentina de trayectoria nacional e internacional y varias veces premiada. Su creatividad le permite abordar diversos materiales y disciplinas: escultura, objeto, fotografía , performance, video. Siempre utilizó materiales no convencionales para obras no convencionales, por ejemplo, látex para globos de cotillón con el que realizó extrañas vestimentas como las realizadas en tubos de este mismo material, que ocultaban la figura humana convirtiéndola en un ser espacial. También material inflable transparente que remitía al cristal de allí que el corpus de su obra constituye un permanente desafío a las cualidades del material.

En momentos tan sombríos como los que vivimos, acudimos a unos conceptos de James Turrell: “La luz es materia. Es cuerpo. Es experiencia. Es una pieza tangible que tiene forma y puede ser manipulada para jugar con la percepción humana”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario