Original, agridulce mirada a la crisis de 2001

Espectáculos

Esta película nos lleva a la crisis de 2001, pero lo hace recordando sin ira, y más que eso con cierto extraño sentido del humor que, por momentos, se vuelve un tanto agridulce. “Tomando estado” se vale de pequeñas situaciones alrededor de las vidas de unos operarios de la cooperativa de luz de un pueblo del interior. Ellos trabajan en condiciones no precisamente óptimas, mientras ven por TV las tragedias del paiis en esa época, o escuchan por la radio los discursos del presidente De la Rúa.

Es una comedia costumbrista con momentos logrados en su estructura narrativa coral, lo que genera ciertas vacilaciones en el pulso narrativo, propias de este tipo de historia sin un conflicto central sino otros pequeños, que se van entrelazando. El director y también guionista Federico Sosa consigue hacer reir cuando los operarios debaten largamente la saga del “Rocky” de Stallone, o cuando en una reunión de viejos militantes los comensales se burlan de los slogans de los años 70, detalle que por supuesto termina mal. Hay buenas actuaciones de todo el elenco y excelentes rubros técnicos que le dan verosimilud al trabajo de estos obreros que aun recuerdan el himno de Luz y Fuerza.

“Tomando estado” (Argentina, 2020). Dir.: F. Sosa. Int.: S. Podeley, V. Gerez, C. Sung-kim. (Cine.Ar).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario