“Petite maman”: intimista film francés sobre la infancia

Espectáculos

“Petite maman” es una película intimista, de sentimientos reconocibles provenientes del tiempo de la infancia. Es también un pequeño cuento fantástico que transcurre con la mayor normalidad en un ambiente real, pero muy indicado para una fábula: la casita de la abuela materna junto al bosque. Ahora la abuela ha muerto, y la nieta de 8 años se despide de las demás viejitas del asilo y acompaña a sus padres a despedirse también de aquella casa. Van a vaciarla, redescubriendo con nostalgia pequeños tesoros de otros tiempos. Ahí vivía también la madre, cuando tenía la edad de la nena. Y se iba a jugar al bosque, donde con unas ramas se había hecho, más o menos, su propio refugio. ¿Estará todavía en pie ese refugio?

Hasta ahí, lo que podemos contar. Es que, además de la percepción de experiencias nuevas, como la aceptación de la ausencia, lo que la pequeña vive en esta historia, lo que las pequeñas viven, aceptándolo todo como lo más natural que pudiera pasarles, tiene el encanto del misterio inasible, del encuentro imaginado, de la curiosidad de los niños por saber cómo eran sus padres cuando tenían su edad, cómo entendían entonces el mundo que los rodeaba. Y eso que viven las pequeñas, lo asumen con la típica seriedad infantil con que los niños juegan y se explican las cosas. Y la autora, Céline Sciamma, que a veces también es una niña, lo muestra de igual modo, leve, delicado, muy tierno, y elusivo, como guardando un secreto que solo se dice con los ojos.

Película breve, de elenco reducido (prácticamente, las hermanitas Joséphine y Gabrielle Sanz y tres o cuatro adultos), sin mayores gastos, efectos ni despliegues, pero de abundante contenido, tiene entre otros los Premios del Público de Berlín y San Sebastián. No el de Mar del Plata porque este año no hubo Premio del Público. Otra vez será (al menos tuvo el de Mejor Fotografía para Claire Mathon, otorgado por sus colegas argentinos).

“Petite maman” (Francia, 2021). Dir.: C. Sciamma. Int.: J. y G. Sanz, N. Meurisse, S. Varupenne.

Dejá tu comentario