La pandemia, asunto de cinco obras ganadoras

Espectáculos

Marina Artigas, Rubén de la Torre, Julián Marcove, Tomás Afán y Agustín Meneses son los autores de las piezas que se representarán vinculadas.

En pleno confinamiento, Javier Daulte se propuso transformar la angustia e incertidumbre en algo esperanzador, teatral, y que diera cuenta de lo que se estaba viviendo a nivel global. Así nació ¨Luz testigo¨, un concurso de dramaturgia que tiene como resultado a las cinco obras cortas ganadoras, enlazadas por Daulte, quien se valió de la iluminación, la puesta y la hermosa canción ¨Mi sei scoppiato dentro al cuore¨ de Mina, para dotarlas de una unidad y cerrarla con un toque final chispeante.

Se trata de la primera obra que reflexiona sobre la transformación de los vínculos y las personas en pandemia, valiéndose de una costurera apegada a su radio que confronta con su hija obsesiva y no se permite soñar con el amor; la investigación de un crimen; el vínculo en diferentes momentos de la vida de un padre y una hija que llega para cuidarlo; un actor desesperado de amor y el comienzo de una relación en la terraza mientras ambos cuelgan la ropa. En la obra vibra esa la alegría por volver a estrenar (es el primer estreno de Daulte en el país desde 2019) y reencontrarse con actores que durante el encierro fueron como leones enjaulados queriendo salir al ruedo. Con dramaturgia de Marina Artigas, Rubén de la Torre, Julián Marcove, Tomás Afán y Agustín Meneses, ¨Luz testigo¨ se estrenará el miércoles en Espacio Callejón; actúan Ramiro Delgado, Lu Grasso, Silvina Katz, Paula Manzone, Agustín Meneses, Marcelo Pozzi, William Prociuk y María Villar. Dialogamos con los cinco autores.

Periodista: ¿Cómo se resignificó su obra al formar parte de una totalidad?

Julián Marcove: Cada obra se integra y potencia gracias a las otras y es una mirada particular de un tiempo en soledad. El aroma de este tiempo está presente en el espectáculo pero como una referencia. Lo interesante es que la pandemia es la plataforma para las pasiones humanas de siempre.

Martina Artigas: Hay un tiempo más desacelerado en las cinco. Se habla de la soledad, de envejecer, de perderse, y la selección conserva una columna en común. Mi obra encontró su familia. Sentí que el espectáculo terminó transmitiendo ese desamparo con el que vivimos en pandemia, hasta desde los pocos elementos que se usan para la puesta.

Agustín Meneses: Daulte encontró un hilo conductor que traspasa cada relato para que todos conformen una sola sustancia.

Tomás Afán: Cuando se construye un montaje global es necesario que exista un diálogo entre las distintas partes. Mi obra ya no es una estación final en la que se apean los espectadores, sino un paisaje que verán por la ventanilla del vagón de un tren en marcha.

Rubén de la Torre: El alma de la obra logró y potenció lo que cada una quería mostrar en particular, sin necesidad de recalcar que transcurre en pandemia, cuando fue escrita.

P.:¿Qué los sorprendió en la metamorfosis del papel al escenario?

J.M.: Daulte integró las obras con dinamismo. La puesta es fluida y pone énfasis en las buenas actuaciones.

M.A.: Decisiones como bajarle la edad a mis personajes y hacer una puesta despojada. Pude dejarme llevar por una historia como si yo no la hubiera escrito. Ahora hay cuestiones que el texto no subrayaba, sin embargo, la historia sobrevive, con colores nuevos.

P.: ¿El público quiere ver un espectáculo sobre la pandemia o más bien busca evadirse?

R. T.: Esta obra no habla de la reclusión por el covid, habla de las relaciones humanas en un estado atípico. Su esencia sí es lo que la gente quiere ver. Es difícil no identificarse con alguno de los personajes, eso le da fuerza. El covid transformó todo, nada será igual, los vínculos y las relaciones viven en constante mutación y la obra es un bello cuento que plasma parte de eso.

M.A.: Me pregunté mucho en pandemia si íbamos a querer hablar de esto o retomar lo que veníamos escribiendo como si nada hubiera pasado. No quería escuchar sobre pandemia pero hoy creo que se puede hablar y la cuestión es cómo y desde qué lugar. Si el fin último es contarle un cuento a alguien creo que va a funcionar. Es imposible no tomar esto que está pasando y que se tiña más allá de no nombrarlo.

T.A.: Estrené con mi compañía una obra con escenas de confinamiento con distintos tonos que van desde lo cómico hasta lo trágico, y el público ha sido receptivo por tratarse de historias que ellos mismos habían vivido.

J.M.: Creo que la referencia a la pandemia es inevitable, la manera de producir y ensayar cambió, incluso el ritual de ir al teatro. Evadir el contexto sería muy difícil e incluso erróneo, porque el teatro siempre habla de su tiempo y no dejará de hacerlo ahora. Ya veremos de qué manera será.

Temas

Dejá tu comentario