Telerman: "El San Martín no ha dejado de estar activo"

Espectáculos

Una de las obras realizadas en cuarentena fue el work in progress sobre "Boquitas pintadas".

"Esto es una pausa no la anulación de nuestra temporada", dijo a este diario Jorge Telerman, director del Complejo Teatral de Buenos Aires, en diálogo por los 60 años del Teatro San Martín en este contexto de cuarentena. "Nuestra idea es que al día siguiente de la reapertura del teatro hagamos de cuenta que estamos en el 19 de marzo, para continuar primero con las obras que se iban a estrenar y luego con aquellas que teníamos proyectadas".

Periodista: ¿Con qué criterios seleccionaron las obras para rendir homenaje al San Martín?

Jorge Telerman: El proyecto es mucho más ambicioso que mostrar sólo algunas obras. Es la digitalización y recuperación de todo el acervo del San Martín y el Complejo Teatral, estarán todas las obras a medida que las vayamos digitalizando y se irán agregando. Y también tenemos los figurines, las maquetas, el material que está en el CEDOC y está destinado al interés de investigadores y público en general. La actividad central es la apertura de nuestros archivos.

P.: ¿En qué consiste el work in progress de Renata Schussheim y Oscar Araiz sobre la obra de Manuel Puig "Boquitas pintadas" realizado en cuarentena?

J.T.: Es un una de las demostraciones de que el teatro sigue activo. El 18 de marzo tuvimos que cerrar las puertas pero adentro todos seguimos trabajando, los elencos con ensayos adecuándose a estos tiempos, al punto tal que uno de esos trabajos, el de "Boquitas" dio lugar a esta creación en video entre Renata y Oscar. Eso es en sí una obra de arte. Lo vamos a subir para mostrar la tarea que venía realizando nuestro cuerpo estable de ballet bajo la dirección de Araiz.

P.: ¿Qué pasó con los contratos que estaban firmados para hacer función este año y debieron levantarse?

J.T.: Todos los contratos que se han firmado y venían ejecutándose han sido honrados. Continuaremos en la medida de lo posible que tengan los elencos y los compromisos que hayan tomado con lo que estaba proyectado. He conversado con artistas y creadores y a todos les pareció bien la decisión.

P.: ¿Cómo se está sustentando el teatro en este contexto sin funciones?

J.T.: La parte más importante de nuestro presupuesto proviene del tesoro púbico de donde salen los recursos para el pago de salarios. Las guardias mínimas de seguridad y limpieza siguen siendo afectadas para el correcto funcionamiento de esta modalidad.

P.: ¿Qué cambió y qué se mantuvo para el San Martín y el Complejo en estos 60 años de historia?

J.T.: Lo permanente el San Martin desde el inicio es que ha sido y es faro de la cultura y las artes escénicas de la Argentina, no sólo en Buenos Aires sino en la proyección internacional. Entendemos esa verdad que muchas veces es olvidada de que las cosas no empiezan cuando uno llega. Como funcionario y gestor lo importante es rescatar esas historias y agregarle nuevas capas. A la capa histórica de excelencia hemos agregado la reforma integral. Fue la primera decisión que tomamos cuando llegamos, cerrar las puertas dos años para hacer la reforma. Y eso fueron mejoramientos escenotécnicos y otros no visibles como talleres, camarines y oficinas, que son nervio del teatro. Otra capa es el diálogo que hoy mantiene el CTBA con la escena independiente, por ejemplo "Petróleo" del grupo Piel de Lava, que empezó como rescate de teatro independiente, comenzó en el Sarmiento, siguió en el San Martín y luego pasó a calle Corrientes. Eso habla de que el teatro tiene el apoyo histórico de la población que llena salas como hace décadas pero además dialoga con nuevos públicos de la escena independiente y le permite tener lugar central en el arte y cultura de esta ciudad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario