Efecto dominó por la caída de las criptomonedas: empresas están al borde de la quiebra

Finanzas

Las pérdidas en la industria de activos digitales están abriendo agujeros en los balances y empujando a las empresas al borde de la bancarrota.

La agitación en el ecosistema de activos digitales creció en las últimas semanas. Junio registró fuertes pérdidas en las criptomonedas lo que produjo un enorme problema en las empresas que se dedican a este mundo y muchas de ellas quedaron al borde de la bancarrota.

Después de que un par de criptomonedas colapsaron, eliminando miles de millones de dólares en valor en mayo, un tribunal de las Islas Vírgenes Británicas ordenó la semana pasada la liquidación de un fondo de cobertura que había sobrevivido a varias recesiones de las criptomonedas.

Se trata del fondo Three Arrows Capital, luego de que un tribunal de las Islas Vírgenes Británicas ordenara su liquidación tras incumplir con un préstamo de casi u$s700 millones en criptomonedas. Hace algunos días, Kyle Davies, cofundador del fondo, comentó al Wall Street Journal que había contratado asesores legales y financieros para ayudar a encontrar una solución para sus inversores y prestamistas.

Three Arrows Capital no es la única empresa que se enfrenta a problemas de liquidez. La empresa de préstamos Celsius Network y el exchange de criptomonedas CoinFlex se vieron obligados a pausar los retiros para los clientes, ambos citando "condiciones extremas del mercado". Aún así, algunos analistas apuntan a señales de que el fondo podría estar cerca.

"El desapalancamiento que se aceleró en los últimos meses puede que no tenga mucho más por recorrer", señaló el estratega del banco JPMorgan Chase & Co, Nikolaos Panigirtzoglou.

"Los mínimos deberían estar a la vuelta de la esquina de acuerdo con este ciclo compuesto, y uno debería estar en alerta en el mes de julio, buscando comprar debilidad para un rebote saludable, justo cuando el sentimiento parece estar llegando a un punto de inflexión bajista", dijo el estratega técnico de Fundstrat Mark Newton.

Dejá tu comentario