José Sarasola, criptominero: "El crash es una corrección necesaria y limpia al mercado de especuladores"

Finanzas

El CEO de Cryptogranjas y experto en criptominería analizó el "crash" de las criptomonedas y anunció el lanzamiento en Argentina de las bio-cryptogranjas. ¿De qué se tratan?

José Sarasola, CEO de Cryptogranjas y experto en criptominería, aseguró que el derrumbe de la cotización de las criptomonedas es una “corrección” que servirá para “limpiar” al mercado de los inversionistas especuladores.

Sarasola es licenciado en Business Economics de la Universidad de Nueva Gales del Sur de Australia (UNSW, por sus siglas en inglés), y actualmente promociona la primera empresa argentina en generar bio-cryptogranjas. En diálogo con Ámbito, analizó la actual coyuntura del mercado de criptomonedas y detalló sus planes a futuro.

Bio criptogranjas.jpg

“Para comprender la volatilidad del Bitcoin es clave entender que hay dos tipos de inversores: aquellos que creen en su tecnología y hacen inversiones a largo plazo, y aquellos que invierten solo para obtener un rédito rápido y salir. Estos últimos son los que generan la inestabilidad en el mercado, mientras que los primeros son quienes lo estabilizan”, afirmó Sarasola.

Según el experto en criptominería, por eso, quienes confían que el Bitcoin es una tecnología nueva que llegó para quedarse, cuando el mercado cae no lo llaman un "crash" sino tan solo una corrección, porque apenas el precio parece desplomarse, los que estaban especulando se asustan y desarman posiciones.

“Estás correcciones, si bien duelen, son necesarias para la comunidad de las criptomonedas, porque limpian el mercado y permanecen solo quienes verdaderamente creen en los atributos de las monedas digitales, robusteciendo así el ecosistema”, analizó el especialista.

Sarasola se prepara para presentar este viernes 20 de mayo de 2022 en la Virtuality BA 2022 su proyecto de bio-cryptogranjas, un proceso sustentable que consiste en transformar los desechos en Bitcoin.

Cryptogranjas es una empresa nacional formada por ingenieros argentinos, economistas y expertos en criptomonedas que tiene como objetivo de lograr mayor sustentabilidad. Sus integrantes explicaron que crearon en Argentina y Paraguay alternativas versátiles de inversión en criptomonedas donde se dedican a armar, desarrollar, operar y monitorear centros de minería de Bitcoins, llamados cryptohranjas. La firma posee un laboratorio donde desarrollan tecnología de avanzada, que sirve para armar proyectos novedosos e innovadores. También es distribuidora oficial de máquinas de minería Bitmain y Avalon, las dos marcas más importantes del mundo.

Criptomonedas bio-cryptogranjas.jpg

Según detalló, el modelo de las bio-cryptogranjas se trata de un proceso que transforma la basura en riqueza. Para que esto suceda intervienen empresas e individuos que, trabajando en conjunto, quitan del medio ambiente residuos tóxicos y los convierten en criptoactivos. Este circuito está compuesto por cuatro procesos: un proceso químico, uno mecánico, uno criptográfico y, por último, uno informático.

El circuito comienza cuando se retiran del medio ambiente los desechos industriales de grandes fábricas o desechos de criaderos intensivos de animales, que pasan a basurales y contaminan. Estos desechos son colocados en galpones redondos, llamados biodigestores, donde mediante un proceso químico, distintas bacterias transforman esa basura en gas metano. Luego, ese gas pasa a ser energía eléctrica que alimenta súper computadoras llamadas mineros, utilizadas para minar criptomonedas. “Cada vez que una de estas computadoras logran descifrar un código, se generan nuevas monedas digitales, llamadas Bitcoins”, señalaron desde la compañía.

Las bio-cryptogranjas son consideradas “únicas” porque tienen un efecto descontaminante, que las grandes tradicionales no poseen. “Quitan la basura del medio ambiente, transformando algo tóxico en algo positivo”, destacaron.

Es que existen granjas que utilizan energía solar o eólica, que son energías renovables porque no contaminan el medioambiente, es decir, no perjudican, pero tampoco benefician. Son las llamadas granjas “pasivas”. En cambio, el factor descontaminante de las bio-cryptogranjas es totalmente revolucionario, y las posiciona como el modelo ejemplar de minería sustentable. “La empresa CryptoGranjas tiene como objetivo seguir desarrollándolo y replicándolo en todo Latinoamérica”, afirmó.

Hoy en día operan en Salta y en Buenos Aires, y tienen proyectos en desarrollo en Tierra del Fuego y Córdoba, de granjas convencionales. Sin embargo, su gran apuesta son bio-cryptogranjas, que son únicas en Sudamérica, y la empresa de Sarasola está impulsando en el centro del país, con el fin de tener la primera funcionando antes de fin de año.

Dejá tu comentario