Los pagos de dividendos alcanzaron un récord: se dispararon un 11% en el primer trimestre

Finanzas

Las empresas de los países emergentes aumentaron sus pagos de dividendos en un 45% en el primer trimestre de 2022 en comparación con el mismo período de 2021.

La 34ª edición del Janus Henderson Global Dividend Index reveló que, aunque la mayoría de las regiones y países aumentaron el pago de dividendos en el primer trimestre de 2022, el crecimiento de los pagos de las empresas de los mercados emergentes fue el más rápido de todas las regiones. Y el segundo más rápido fue Europa (sin el Reino Unido), con un 14,9%.

En total, los dividendos mundiales se dispararon un 11% en el primer trimestre de 2022, hasta alcanzar un récord de 302.500 millones de dólares, mientras que el crecimiento subyacente fue incluso mayor, del 16,1%.

"El rápido ritmo de los pagos de dividendos en los mercados emergentes se debió, en gran parte, a la elevada proporción de empresas mineras y energéticas dentro de los mercados emergentes", aseguró Janus Henderson Global Dividend.

En todo el mundo, los pagos de las mineras aumentaron un 29,7% en términos generales, mientras que los dividendos de las petroleras se dispararon un 31,8% en términos subyacentes, impulsados por una recuperación entre los grupos que recortaron durante 2020.

En América Latina, la minera brasileña Vale se mantuvo en la lista de las diez mayores empresas del mundo que pagan dividendos. En el primer trimestre de 2022, los dividendos de la empresa minera brasileña descendieron a u$s3.600 millones, frente a u$s4.000 millones del mismo período de 2021, debido a los menores precios del mineral.

"Pero la relativa fuerza global de los sectores minero y energético hizo que Vale siguiera siendo uno de los mayores contribuyentes de dividendos del mundo", aseguró, en un comunicado de prensa, Janus Henderson Global Dividend.

En el resto de América Latina, los dividendos mexicanos registraron un crecimiento general del 41,5% en la primera parte del año y un crecimiento subyacente del 38,8%, impulsado por los resultados del Grupo México. Por su parte, las empresas brasileñas registraron un crecimiento subyacente de los dividendos del 7,4%.

Actualmente, "no hay empresas argentinas dentro del índice debido a que las empresas que operan en el país se enfrentan a restricciones regulatorias sobre las estrategias de financiamiento corporativo, incluyendo el pago de dividendos", sostuvieron los creadores del índice.

Los únicos países grandes que registraron un descenso de los dividendos fueron el Reino Unido (-21,5%) y Japón (-15,2%).

Si bien los mercados emergentes fueron la principal fuente de crecimiento general, la tendencia se replicó en todo el mundo en lo que va del año. "Todas las regiones registraron un crecimiento de dos dígitos debido a un contexto económico más fuerte y a la recuperación de los pagos tras los recortes de 2020 y principios de 2021. El 94% de las empresas aumentaron los dividendos o los mantuvieron estables", explicó el comunicado.

En EE.UU. estuvo mientras que los dividendos totales crecieron un 10,4% sobre una base subyacente, el 99% de las empresas estadounidenses del sector aumentaron sus dividendos o los mantuvieron estables, elevando la cifra del 90% alcanzada durante 2021.

"La economía mundial se enfrenta a una serie de retos: la guerra en Ucrania, el aumento de las tensiones geopolíticas, los altos precios de la energía y las materias primas, la rápida inflación y un entorno de tipos de interés en alza. La presión a la baja resultante sobre el crecimiento económico afectará a los beneficios de las empresas en varios sectores", afirmó Jane Shoemake, gestora de carteras de clientes del equipo de renta variable global de Janus Henderson.

"Estos retos también suponen una mayor incertidumbre que probablemente afecte a la toma de decisiones de las empresas. Es probable que el impacto en los dividendos se manifieste más allá de 2022, pero es importante recordar que los dividendos son mucho menos volátiles que los beneficios. Estos últimos suelen moverse de forma dramática a lo largo del ciclo económico, pero los dividendos tienden a ser mucho más estables”, desarrolló Jane Shoemake.

Y agregó: “El hecho de que los dividendos ya hayan superado los máximos anteriores a la pandemia forma parte de una narrativa que destaca cómo los dividendos han demostrado ser una fuente fiable de crecimiento de los ingresos a largo plazo. Además, este crecimiento significa que los dividendos proporcionan un cierto refugio contra la inflación que los ahorros en efectivo no pueden brindar".

Dejá tu comentario