Asalto y "secuestro exprés" a un futbolista

Información General

El jugador de Rosario Central Pablo Alvarez fue asaltado por dos delincuentes que lo amenazaron con armas de fuego, lo maltrataron y lo mantuvieron secuestrado junto a su pequeña hija, en la localidad bonaerense de José León Suárez.

El hecho ocurrió el lunes alrededor de las 20:30, frente a una vivienda ubicada en las calles Gascón y Huergo, en el distrito de San Martín.

El futbolista había ido a visitar a sus suegros junto con su mujer y su hija de 9 meses de edad, en un vehículo de marca BMW, color negro, cuando fue interceptado por dos sujetos armados, en la puerta de la casa de sus familiares.

Según contó su madre, Mónica, el asalto se produjo cuando el futbolista bajó en la puerta de la casa para dejar por unas horas a la pequeña, ya que debía cumplir una serie de compromisos laborales.

En ese momento, fue sorprendido por dos hombres que lo golpearon y le apuntaron con un arma, para luego introducirse en el interior del vehículo y llevarlo secuestrado, junto a su hija, según relató la mujer en declaraciones televisivas.

"Lo hicieron correr a mi hijo al asiento del acompañante y se lo llevaron. Todo fue delante de la esposa, que sufrió un ataque de nervios al ver que también se llevaban a la beba", precisó.

Según fuentes policiales, los asaltantes se pusieron violentos con el jugador durante el lapso que duró el secuestro "express", y lo golpearon con un arma en la cabeza, mientras le exigían dinero.

"Estaban nerviosos, el que se puso al volante no sabía manejar un auto automático como mi camioneta. Por suerte, no me conocieron, pero creo que fue un robo al voleo", comentó Alvarez en declaraciones a la prensa.

El violento episodio se prolongó durante unas horas y ante un operativo cerrojo que realizó la Policía, los delincuentes decidieron abandonar al futbolista y a su hija dentro de la camioneta en la villa Las Ranas, de Villa Ballester.

"Mi nuera se descompuso, mi esposo y mis hijos también. Por suerte, (los delincuentes) no se dieron cuenta de que él era futbolista porque yo creo que hubiese sido peor", dijo la madre del futbolista.

Los dos sujetos se dieron a la fuga y al deportista le robaron efectos personales, un reloj pulsera y una cadena de oro.

Participaron del procedimiento policial efectivos de la comisaría Nº 4 de San Martín.

Intervino la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 7 de San Martín y el hecho fue caratulado como "privación ilegal de la libertad y robo".

El futbolista participó el pasado domingo del encuentro decisivo que jugó Central frente a Belgrano de Córdoba, en el cual el equipo rosarino logró la permanencia en la máxima categoría.

Pablo Sebastián Alvarez debutó en primera en 2003 para Boca, club en el que permaneció durante tres temporadas, para luego pasar a Estudiantes de La Plata, donde estuvo hasta el 2007.

Luego tuvo un breve paso por el exterior, jugó en el Catania Calcio, en la primera división del fútbol italiano y en la temporada 2008/09 se incorporó a préstamo a Rosario Central.

Dejá tu comentario