Diez consejos para comprar un auto usado

Información General

En los últimos tres meses la venta de autos usados viene manteniéndose estable, en torno a las 155 mil unidades comercializadas.

En los últimos tres meses la venta de autos usados viene manteniéndose estable, en torno a las 155 mil unidades comercializadas. De cara al último bimestre del año el sector espera seguir con estas positivas cifras como consecuencia de la poca oferta de autos cero kilómetro, la imposibilidad de ahorrar en dólares y la alta brecha cambiaria.

Ante este escenario, aquellos interesados que no pueden cambiar su auto por uno nuevo porque el modelo que quieren no está en stock o porque no llegan con el dinero, pueden encontrar muy buenas oportunidades en autos usados. Por eso, al igual que Fan, Autos con Historia, marca especializada en la comercialización de autos usados premium, estos son diez consejos clave a la hora de comprar un usado.

1 – Estética general exterior

La primera impresión claro que cuenta. Lo estético es muy importante y suele ser lo más fácil de ver. Lo recomendable es dar varias vueltas alrededor del auto, mirarlo por arriba y por abajo y chequear el estado general de la pintura, el parabrisas, la luneta y los faros. Abrir y cerrar todas las puertas, sin olvidar el baúl y el capó y asegurarse que no haya fricciones ni ruidos extraños.

2 – Estética y cuidado interior

Luego de la inspección externa, hacer una revisión profunda en el interior. Una buena práctica es la de sentarse en cada uno de los asientos, tanto los delanteros como los traseros, tocar todo lo que está alrededor, subir y bajar las ventanillas, ver el techo y las alfombras, como también remover y volver a poner los apoyacabezas. El mayor tiempo se le debe dedicar al habitáculo del conductor y todos los instrumentos y accesorios que están alrededor de él. Los autos vienen cada vez con más accesorios. Hay que tomarse el tiempo necesario para probar cada uno, desde cada cinturón de seguridad hasta el techo solar, el sistema de audio o la pantalla táctil si hubiera.

3 – Preguntas clave

Antes de pasar a los chequeos mecánicos y electrónicos, es fundamental hacer las siguientes tres preguntas:

· ¿Qué mantenimiento tuvo el auto y dónde?

· ¿Cuándo se los hicieron?

· ¿Qué uso se le dio al auto?

El objetivo de estas tres preguntas es tener la tranquilidad y certeza de que el vehículo usado ha sido cuidado y mantenido como corresponde.

4 – Historia del auto

Todo auto tiene su historia. Quienes hayan disfrutado de manejar su vehículo y lo quieran vender tendrán anécdotas para contar. Conocer la historia del auto es muy importante porque transmite tranquilidad al que esté interesado en comprarlo. Es recomendable preguntar si se han hecho viajes largos, si ha tenido un uso familiar o personal, si se ha estacionado bajo techo o al aire libre. Escuchar al vendedor, sea de una concesionaria o un particular, ayuda en la decisión de compra.

5 – Mecánica

Sin lugar a dudas la mecánica es uno de los aspectos más importantes cuando se adquiere un auto usado y muchas veces es lo más difícil de conocer. Es fundamental saber si la concesionaria ofrece o no garantía mecánica –y por cuánto tiempo- luego de la compra y así ganar tranquilidad. Lo recomendable es hacer dos tipos de chequeos; el particular, abriendo el motor y ver en qué estado se encuentra, tocar las mangueras, pedirle al vendedor una revisión del aceite y que, en ese momento, prenda el auto. El segundo chequeo es más profesional que implica pedirle a algún mecánico amigo que pueda pasar y ver el auto. Si el vendedor acepta la visita del mecánico sin ningún problema, es un buen indicio. De lo contrario, hay que dudar. El mecánico también debe revisar el chasis del vehículo, que es lo que hace a la estructura y solidez del auto. Él podrá detectar si hubo choques o reparos.

6 – Electrónica

La revisión electrónica también es fundamental, más con los autos de hoy en día que tienen cada vez más componentes eléctricos. Luego de un primer chequeo personal es recomendable que una empresa especializada realice un chequeo electrónico completo. Suele ser sencillo y rápido, ya que simplemente basta con conectar una computadora al auto y se realiza un scanner que brinda información valiosa del estado del vehículo.

7 – Prueba de manejo

Si el auto está en buen estado y todo anda bien, ¿por qué alguien negaría una prueba de manejo? Claro que este punto quizá es más difícil cuando el vendedor es un particular, pero cuando el auto lo vende una concesionaria es imprescindible poder dar aunque sea una vuelta a la manzana.Es en el andar donde se pueden detectar imperfecciones, escuchar ruidos o comportamientos raros.

8 – Papeles

Antes de iniciar cualquier compra hay que asegurarse e que el auto cumple con todas las regulaciones y reglamentaciones existentes. Para ello hay que revisar la siguiente documentación que será la que se deberá presentar para hacer la transferencia:

· Verificación policial en la que chequean los datos del motor, el grabado del chasis y las autopartes.

· La VTV (verificación técnica vehicular) vigente.

· Libre deuda de infracciones.

· Informe de dominio: esto determinará si el vehículo tiene embargos o prendas.

Esta documentación la debe tener el vendedor (particular o concesionario) y no se debe avanzar con una operación de compra si todo esto no está realizado ya que el trámite de transferencia saldrá observado y no se podrá continuar hasta tanto no se resuelva el problema.

9 – Financiamiento

En el contexto actual es importante acercarse a concesionarias que ofrezcan opciones de financiamiento para sus clientes. Vale consultar si hay financiamiento a tasa fija o variable y si es con bancos públicos o privados. Aquellas concesionarias confiables son las que tienen una gran variedad de opciones.

10 – Garantía

La mejor manera de comprar con tranquilidad es con una garantía. Cada vez son más las concesionarias que ofrecen garantía extendida –puede ser por tres o seis meses.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario